El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, se vio las caras con los emisarios del Fondo Monetaria Internacional (FMI) en una amena reunión en la que abogó para que el organismo entienda la actual situación de la Argentina, y la vocación de pago que tiene el Gobierno, aunque en tono de reproche les dijo que “no le pueden pedir al que quiere pagar lo que no le exigieron al que pidió la plata”.

La frase retumbó en el Salón de Honor de la Cámara de Diputados durante el encuentro que Massa mantuvo con la directora adjunta del departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack; el jefe de la misión para Argentina, Luis Cubeddu y el representante residente del FMI, Trevor Alleyne. La alusión del líder del Frente Renovador, claro está, es a Mauricio Macri, quien recibió del Fondo conducido por Christine Lagarde un megacrédito récord de u$s43.900 millones, que ahora el Gobierno del Frente de Todos apunta a renegociar.

Las condiciones del millonario crédito otorgado a Macri mereció, recientemente, una dura autocrítica del FMI. Puntualmente, la Oficina de Evaluación Independiente del Fondo aseguró en un informe anual sobre flujos de capitales que, durante el gobierno de Mauricio Macri, el organismo tendría que "haber advertido más enérgicamente" la necesidad de mayores controles al movimiento de capitales que luego derivaron en una crisis del sector externo de la economía.

En la charla, que comenzó a las 11.40 y se extendió por casi dos horas, Massa se centró en el diálogo político, que viene llevando adelante desde su rol en la Cámara de Diputados para darle volumen político a la gestión del Ejecutivo. En ese sentido, fuentes cercanas al tigrense consideraron la reunión como “productiva y positiva”.

“Vamos a buscar los consensos para asegurar los acuerdos que Argentina asuma”, se comprometió Massa ante los funcionarios del FMI, preocupados por los términos del nuevo acuerdo que quiere negociar la Argentina y ávidos por conocer la relación entre el oficialismo y la oposición en el Congreso. De hecho, la reunión había sido solicitada por los miembros del FMI que llegaron esta semana al país para comenzar a negociar el nuevo programa de financiamiento con el Gobierno argentino.

Vale recordar que en la negociación del canje de deuda con los acreedores privados, el propio Massa también tuvo un rol activo. De buena llegada con el ministro de Economía, Martín Guzmán, el presidente de la Cámara de Diputados tiende puentes con la oposición viabilizar los proyectos claves para la economía que viene.

Según el propio Guzmán, la Argentina buscará renegociar un programa con el Fondo por al menos u$s43.900 millones, a través de un programa de Facilidades Extendidas (EFF), que tendrá al menos cuatro años y medio de gracia para comenzar a girar los pagos.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate