"Estamos atravesando una tormenta". La frase le pertenece al presidente Mauricio Macri, que utiliza a diario como estrategia comunicacional para suavizar una coyuntura que, a todas luces, se la conoce como crisis. Las industrias, sobre todo las pequeñas y medianas, están enfrentando un difícil momento, con caída de la demanda, imposibilidad para financiarse, extensión de la cadena de pagos y mano de obra que ya está sintiendo las consecuencias.

Las actividades productivas están en alerta, con síntomas cada vez más evidentes, un horizonte incierto y las puertas abiertas a la recesión en medio también del ajuste y la inflación. "Se vienen meses difíciles", dice el Gobierno y dicen los empresarios, que traían de arrastre un fuerte impulso luego de cierta recuperación en 2017 y un arranque optimista a comienzos de este año. Sin embargo, la ilusión explotó con la sequía y la corrida cambiaria. De hecho, los indicadores privados y públicos coinciden en advertir esta situación.

Según informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos -Indec-, la actividad económica se derrumbó en mayo pasado un 5,8% respecto a igual mes de 2017. El dato del Estimador Mensual de la Actividad Económica -EMAE- representa la mayor contracción en la era Macri. El golpe lo dio el desplome del 35,2% de la actividad agropecuaria producto de la sequía. Además, cayeron fuerte la pesca (-29,2%), y transporte y comunicaciones (-4,9%).

A esto se suman otros indicadores, como el relevado por la Unión Industrial Argentina -UIA-, que en un reciente informe señaló que la actividad descendió en mayo 1,9% interanual, mientras que bajó 1,8% con respecto a abril. El crecimiento acumulado de los primeros cinco meses alcanza el 2,4%, pero se debe sobre todo al impulso de enero y febrero. Las perspectivas planteadas tampoco son alentadoras, incluso con otro dato negativo: bajó 1,5% interanual la cantidad de puestos de trabajo en el sector.

Claramente, la "tormenta" no es inerte y está alterando el ritmo de producción que traían los sectores de la economía real. La brusca suba del tipo de cambio movió la estantería por el incremento de costos para aquellos rubros dependientes de las importaciones, aunque significó un aliento a los exportadores. Pero sobre todo, el golpe letal lo está dando el encarecimiento del financiamiento, con tasas tan altas que hace imposible el crédito. A esto se suma la demora en los plazos de la cadena de pagos, al punto tal que en algunas empresas más pequeñas se ha cortado.

Entre Ríos no está ajena a este escenario. Diferentes actividades productivas de la provincia están sintiendo la crisis, como los aserraderos, los productores porcinos, el sector arrocero, la citricultura, las fábricas ligadas a la construcción, entre otros. Aunque con sus particularidades, todos advierten no sólo por la caída de la demanda, el aumento de los costos y la imposibilidad para financiarse, sino que resurgen otros problemas latentes como la incidencia del costo energético, la presión impositiva y las debilidades de infraestructura y servicios competitivos.

Aunque se prefiere mantener con cautela, el Parque Industrial de Paraná es un ejemplo del momento crítico que se vive en la industria. Según reveló el sitio Dos Florines, en algunas empresas cayó un 30% la actividad y ya se registran suspensiones y vacaciones anticipadas como alternativas para evitar los despidos. A la coyuntura se le añaden otros obstáculos como la desproporción entre las altas tasas que cobra el municipio y la calidad de los servicios y la ausencia de una estrategia productiva.

A pesar de este panorama sombrío, el Gobierno nacional insiste en resaltar que "el rumbo del barco no cambia" y "este es el camino correcto". También en sus discursos, el Presidente hace hincapié en que esta no es una crisis como la experimentada por el país años atrás y que volveremos a crecer. De seguro que el contexto y las condiciones no son las mismas, pero lo que resulta incómodo hoy para funcionarios, empresarios y trabajadores, es dormir sin tener la certeza de cuándo termina la "tormenta" y cómo saldremos de ella cuando pase.

Comentá y expresate