Gisela Marziotta dio detalles de cómo se siente y cómo cambió su vida en las últimas semanas. "Por momentos estoy mejor, por momentos más o menos. A veces pareciera que ya pasó y en otros tengo recaídas. Se habla mucho del tránsito de la enfermedad, de las personas de riesgo, pero nadie dice nada de lo que te pasa después, de las consecuencias", relató la periodista en Mujeres de eltrece.

"Yo tengo 45 años, no tengo enfermedades preexistente y el covid me lastimó los dos pulmones, hice tratamiento con antibiótico, me dejó agitada, con la voz más ronca. Deja consecuencias y secuelas y todavía no me negativicé, sigo dando positivo", explicó la diputada nacional.

Marziotta contó cómo se dio cuenta que estaba enferma: "Los primeros quince días fueron los peores, ahora estoy muchísimo mejor. Me costaba bañarme, sostenerme de pie. El tránsito de la enfermedad es doloroso si te toca con síntomas, no podés dormir, tenés dolores y en el post tiene que haber un control médico. Es muy probable que mientras tenga las lastimaduras en los pulmones siga dando positivo porque hay restos del virus".

Angustiada, Marziotta pidió que seamos responsables. "Se comete el error de decir que es una gripe más. No, no es una gripe. Deja secuelas en el cuerpo, no se sabe cómo evoluciona y hay que tomarlo con la seriedad y la gravedad de una enfermedad desconocida. Se me empezó a caer el pelo, tanto que lo consulté con el médico y es un síntoma post covid. Sigo muy cansada, con períodos de cansancio extremo. Me agito un montón al subir y bajar una escalera, por ejemplo. Es angustiante. Se me cierra el estómago y me sigue el dolor de pecho y se agrega una mezcla de angustia y de incertidumbre. Mis hijos fueron considerados positivos, no los hisoparon, porque es invasivo y son chicos, tienen 10 y 6 años. Estuvieron aislados dos semanas y la transitaron bien, sin síntomas. Y ahora se pueden ir los fines de semana a la casa del papá".

Durante la enfermedad, sintió la necesidad de consultar a un psicólogo. "Empecé terapia porque necesitaba una contención de un profesional. Además me medicaron para poder dormir porque no podía por el dolor de cuerpo. Es decir, tenía sueño, pero no podía dormir. Soy hiperactiva y hago menos de la mitad de lo que hacía cotidianamente y me canso de hablar y siempre hablo mucho".

Comentá y expresate