Alter Made, la nueva firma de la compañía española Mango, ya es una realidad. Se trata de la primera marca que el Grupo lanza de forma independiente a la que siempre se había mantenido como la única. Fue a través de su página online. Se trata de una plataforma digital convertida en la única vía de acceso a sus colecciones y productos, que está a disposición del público de España, Francia, Alemania y los Países Bajos, países donde podrán adquirirse sus artículos.

“Estamos muy emocionados de ver que Alter Made es una realidad hoy y que tantas personas podrán acceder a contenido y productos que encajan con sus valores”, se encarga de explicarnos, a través de un comunicado, Alejandra Mur, directora de Alter Made y experta profesional con una dilatada carrera vinculada al mundo del diseño y de la moda como parte de los equipos de Mango. “El bienestar, el consumo consciente y la sostenibilidad serán los pilares de nuestro trabajo”, añade, y “os animamos a seguir de cerca todo lo que vamos a seguir haciendo”.

Frente a la dictadura de las tendencias y de los ritmos acelerados que habitualmente han venido marcando desde la industria de la moda, y a los que sin duda también también han contribuido la explosión de unas redes sociales desde las que se fomenta la inmediatez y el valor de lo efímero y de lo pasajero, desde Alter Made se defiende una nueva cultura y un nuevo modo estilo de vida “slow”. Una manera de enfrentarse al mundo de una forma más consciente, responsable y, sí, también saludable, capaz de repercutir de manera positiva tanto sobre el medio ambiente y el entorno natural, como sobre nuestro propio bienestar.

Para tal fin, desde la nueva marca de moda nos ofrecen como alternativa al tradicional “fast fashion” y a un modelo de producción lineal cortoplacista, un nuevo universo de prendas atemporales confeccionadas a través de una red de proveedores en proximidad, y de materiales de gran calidad de origen natural y biodegradable. Punto este para el que se ha priorizado, remarcan, el uso de un algodón orgánico, cuyo cultivo resulta más beneficioso para el medio ambiente y para la optimización del uso de los recursos, así como el otras fibras recicladas, como las de cashmere, o el de tejidos más innovadores como el SeaCell, un hilo compuesto por fibras 100 por cien biodegradables y por algas marinas recolectadas de manera sostenible mediante un innovador proceso totalmente ecológico.

Fuente: Fashion United

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate