El 28 de julio de 2016 los médicos del Hospital Garrahan les dijeron a los papás de Antonella González que la niña tenía leucemia. Tras una lucha intensa, por encontrar una médula compatible primero y para que la adaptación sea favorable después, el 6 de noviembre de 2017 Antonella falleció. Una semana después AHORA fue a su casa, en Gualeguaychú.

"Yo era una mamá ama de casa que limpiaba y tenía todo listo para que vayan a la escuela. Yo no les contaba cuentos, no reía con ellas, no cantaba, no las abrazaba ni decía te amo, y gracias a Antonella todo este tiempo aprendí a jugar, a hacerme la payasa para que se riera. Ella me enseñó a ser una mamá de verdad y ahora la tengo en una urnita, se me murió en los brazos, les di a las enfermeras un vestidito blanco y una coronita como una princesa. Cuando me la entregaron en el crematorio recordé cuando nació y los médicos me la dieron en los brazos", expresó Natalia Bazán. Yo no les contaba cuentos, no reía con ellas, no cantaba, no las abrazaba ni decía te amo, y gracias a Antonella todo este tiempo aprendí a jugar, a hacerme la payasa para que se riera. Ella me enseñó a ser una mamá de verdad

"Tengo el corazón roto, me falta todo. Por momentos no tengo ganas de hablar pero mis hijas me necesitan. Tengo miedo de caer pero Anto me dijo: 'Mami, vos no tenés que vivir solo por mí', por eso acá estoy y no voy a dejar que Anto sea una nena más que murió de cáncer en Entre Ríos. Todo lo que ella quería hacer, de a poquito lo vamos a hacer. Ella juntaba plata para dársela a los nenes pobres", manifestó.

Las cenizas de Antonella están guardadas en una urna, ubicada entre juguetitos, fotos, rosarios y demás recuerdos, en un aparador en la habitación matrimonial de Natalia y Daniel, sus papás. A su dolor se suma el de los hermanos de Antonella: Alexis, Nicolás, Daiana y, la más pequeña, Sofía.

En diálogo con AHORA, Natalia recordó: "Tratamos de que fuera feliz a pesar de estar ahí encerrada. Antes del transplante los médicos nos dijeron que podía vivir una semana, un mes, un año o toda la vida. Entonces nos vinimos a Gualeguaychú y fuimos al parque, estuvo con gente, estuvo con su abuela, pasó un día hermoso en casa y en un momento salió a la calle y se fue a la casa de una vecina como si nada pasara".

"Siento que a mi hija me la mataron, porque ella era sana y de un día para el otro nos dijeron que tenía leucemia. Ella luchó por vivir, pasó por cosas que no le deseo a nadie, ni siquiera a los responsables de lo que le pasó", dijo la mamá de Antonella, y agregó que es increíble la cantidad de chicos de Entre Ríos que hay en el hospital. Los mismos médicos me decían que más del 40 por ciento de los niños oncológicos que se atienden ahí son de Entre Ríos, que algo pasa en esta provincia". Es increíble la cantidad de chicos de Entre Ríos que hay en el hospital. Los mismos médicos me decían que más del 40 por ciento de los niños oncológicos que se atienden ahí son de Entre Ríos, que algo pasa en esta provincia

Comentá y expresate