Malena Guinzburg se sentó a la mesa de Almorzando con Mirtha Legrand -con la conducción de Marcela Tinayre- y reveló el secreto que le ayudó a cambiar su cuerpo al tiempo que recordó el bullying que padeció cuando era pequeña.

Yo decidí cambiar mi fisonomía miles de veces, pero no me salía”, comentó la actriz cuando Marcela Tinayre le preguntó cuándo había hecho el clic para modificar hábitos alimenticios.

“La sensación de tocar fondo la tuve mil veces. Yo a los 12 años tuve internada en una clínica para adelgazar”, recordó Malena. Y agregó: “fue cuando empezaba el secundario y ver si podía evitar las cargadas”.

Yo era vizca, muy gorda, pronunciaba mal la erre y era hija de famoso, había por todos lados para atacarme”, señaló. Por último reveló que la clave fue que “esta vez la quise hacer de una manera distinta, más sana. Yo probé todas las dietas mágicas, pero está fue sana”.

Hace un tiempo, Malena utilizó su cuenta de Instagram para compartir su experiencia y allí contó los detalles de la dieta que le dio resultado.

“Esta es otra selfie más, pero me cuesta escribir el epígrafe. Desde hace un tiempo, cuando subo una foto mía (qué obviamente elijo entre cientos que me saco, como hacemos todos) me dicen que me ven mucho más flaca, me preguntan qué hice y, algunas, me putean si no les contesto”, escribió Malena en el inicio de un extenso mensaje.

Me es raro hablar de eso, me da pudor, me da poco humilde, y ¡me da miedo volver a engordar! Pero, de verdad, hay chicas que me escriben desesperadas, diciendo que están muy angustiadas y que están engordando, que las ayude, etc”.

“Hice miles de dietas durante toda mi vida, desde que soy chica. Fui a todos los médicos, a grupos, probé todas las balanzas de todos los consultorios y comí miles de gelatinas light. Le eché la culpa a la tiroides (estoy operada), a la retención de líquidos y a los genes”.

“Me reconozco gorda mucho más que flaca. Sufrí bullying toda la vida. Escribo monólogos haciendo humor sobre el tema, sobre mis complejos. Me es un desafío no hacer más eso. Gustarme. Y no quiere decir que uno no pueda gustarse con kilos de más, al contrario. Sólo hablo de tener un cuerpo más parecido a lo que YO quiero. A sentirme cómoda”.

“¿Qué hice? En marzo me pasaron un libro que se llama “La dieta del metabolismo acelerado” de Haylie Pomroy. Lo pueden googlear y bajarlo gratis. Simplemente, durante 28 días hice la dieta que dice ahí. Sin harinas, sin lácteos, sin alcohol, sin productos light, etc”.

Me cocinaba, me ocupaba y no me fui de la dieta ni un día. Apenas la terminé me tomé unos whiskys para festejar y me emborrache bastante, ¡feliz! (Esa parte no la dice en el libro). En ese mes bajé 5kg, aprox”.

“Después de esos 28 días volví a una vida más normal pero no como harinas. A veces, cuando tengo muchas ganas. Pero trato de que no. No me es tremendo. No me cuesta horrores. No soy una infeliz”.

Ando mucho en bici, hay días que me hago 40 km. Hago yoga (es mi terapia para cuerpo y cabeza), ahora retomé tenis y empecé electrofitness. Ah, y ¡me como mis buenos chocolates! Eso es un poco lo que hice… espero que les sirva y GRACIAS GRACIAS GRACIAS por las cosas lindas que me dicen, de verdad”.

Embed

Fuente: El Trece.

Comentá y expresate