El presidente Mauricio Macri alentó este lunes el debate sobre la despenalización del aborto en el Congreso y pidió “responsabilidad presupuestaria” en las leyes a tratar este año. Lo hizo al recibir a la tropa de diputados y senadores de Cambiemos en la quinta de Olivos, a modo de previa de la apertura de sesiones.

En un breve discurso de menos de 20 minutos, Macri llamó a los legisladores a dar un debate “tranquilo” y “responsable” sobre la interrupción voluntaria del embarazo. Incluso promovió una discusión pública entre representantes de Cambiemos a favor y en contra de la ley, más allá de su propio rechazo personal.

“El presidente reafirmó lo que ya se hizo público días atrás, habilitando la vocación de que se discuta el tema en el Congreso independientemente de la posición individual que cada uno pueda tener”, confió a Parlamentario un diputado presente en Olivos.

Según indicó la fuente, el jefe de Estado planteó la necesidad de “discutir con altura, con argumentos y con absoluta libertad de conciencia y respeto hacia los otros bloques”. Y en esa línea, “hasta dijo que vería con buenos ojos que dos diputados o diputadas de Cambiemos discutan en algún programa sus diferentes posiciones”.

Macri estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña; su vice, Mario Quintana; y el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis. Lo escucharon además en primera fila la vicepresidenta Gabriela Michetti; el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; y el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo.

Además de Macri, el encuentro tuvo como oradores a los jefes del oficialismo en el Senado, Luis Naidenoff, y de Diputados, Mario Negri. En rueda de prensa, el cordobés aclaró que la discusión sobre aborto “no es distractivo ni para cambiarle el eje a nadie” y destacó que Cambiemos haya “sacado de debajo de la alfombra un debate de esta envergadura”.

"Vamos a profundizar el debate por el camino de las comisiones, escuchando las voces y respetando entre todos, sin ningún tipo de fanatismo, lo que hace a una sociedad democrática que respeta las creencias religiosas y las visiones de sus ciudadanos”, remarcó Negri.

Al hablar ante los presentes, el jefe del bloque radical hizo un balance “positivo” de los primeros dos años de gestión de Cambiemos pero advirtió que “ahora viene una etapa más difícil”.

“Nos quedan dos años para demostrar que Cambiemos no fue una circunstancia electoral para que se vayan los que estaban destruyendo el país, sino que tiene una idea a largo plazo, que es la defensa de la ley, de la República, de un cambio que mejore la vida de los argentinos día a día”, agregó.

La gran ausente del mitín en Olivos fue Elisa Carrió, jefa de la Coalición Cívica, quien pasa en Uruguay sus últimos días de vacaciones. La propia Lilita confió este fin de semana en un reportaje concedido al diario El País de Uruguay la razón de sus ausencias a ese tipo de eventos: “No puedo ir a reuniones políticas porque mi sincericidio causa estragos. Entonces voy a solas a comer a veces con él (Mauricio Macri)”.

Macri inaugurará este jueves el 136° período de sesiones ordinarias en el Congreso, en el marco de una Asamblea Legislativa citada para las 10. Si bien no dejó trascender los detalles de su mensaje, el presidente promoverá para este año una agenda anclada en lo social y lo menos dependiente posible del Poder Ejecutivo.

Comentá y expresate