Una joven de 22 años fue víctima de un extraño hecho al ser interceptada la mañana de ayer en un barrio de Arroyo Seco, Santa Fe, por al menos tres hombres que circulaban en un vehículo utilitario y que dos horas más tarde la abandonaron en una zona semi rural con su boca, sus orejas y sus manos adheridas con pegamento de contacto.

Según familiares de la joven, B. iba a una maestra particular cuando un vehículo se le cruzó en el camino y fue obligada a subir al mismo. Privada de su libertad, la chica fue sometida "a un experimento", según contó horas más tarde en el Hospital Samco Nº 50 donde terminó internada y permanecía anoche bajo control.

La joven fue abandonada en Garibaldi y Libertad y acudió a ellos pidiendo ayuda en estado de shock, sin zapatillas y con sus orejas, sus labios y sus manos adheridas con pegamento de contacto.

Silvestre Mendoza, director del hospital de Arroyo Seco, explicó ante la prensa que la joven "dijo que fue interceptada por un vehículo donde iban sólo hombres que no pudo reconocer y que le dieron de tomar algo porque querían hacerle un experimento. Luego le pegaron la boca y las manos con un pegamento de contacto y según ella, sin abusar ni robarle nada, la abandonaron".

"Cuando llegó al hospital se le pudo despegar la boca y las manos y según las primeras evaluaciones, estaría fuera de peligro, claro que en estado de shock", agregó el médico. En tanto familiares de B. contaron que "también le hicieron un lavaje de estómago debido a que la obligaron a tomar una sustancia que no sabemos qué fue", publicó La Capital.

Comentá y expresate