Al hablar de melanoma, especialistas hacen hincapié en una cuestión central: la enorme diferencia entre detectarlo a tiempo y en un estadio avanzado. Por eso, en el Día Mundial del Melanoma, el foco está puesto en la prevención como medida para poder lograr un diagnóstico temprano..

Entre las acciones llevadas a cabo en esta jornada, se destaca la campaña "Lunares con historia", promovida desde la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC) con el apoyo de Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (LALCEC). La iniciativa busca generar conciencia sobre el melanoma y el cáncer de piel.

En esta dirección, instan a no saltearse los chequeos con el dermatólogo. "Los lunares que tenemos cuentan su propia historia y si sabemos leerla, ésta puede ser la principal medida de prevención”, destacan, con el objetivo de resaltar la importancia de cuidar la piel y controlar los lunares de forma anual.

Qué es un melanoma

"Es un tipo de tumor de piel, que nace en células que se llaman melanocito, son las que están encargadas de producir pigmento. Cuando estas células, que son normales, sufren una transformación maligna, nace el cáncer de piel de tipo melanoma", detalla María Florencia Cuadros, oncóloga clínica, especializada en melanoma y miembro de la AAOC.

Y explica cómo es que continúa el proceso una vez que aparecen estas células: "Se empiezan a dividir exponencialmente, la lesión empieza a crecer y esa división celular adquiere capacidad de invadir no solo la propia piel, sino que puede propagarse a otros órganos", advierte.

Si bien el melanoma es menos frecuente que otros tipos de cáncer de piel, es más peligroso por su capacidad de invasión a otras partes del cuerpo si no se realiza un diagnóstico temprano, advierten desde la AAOC.

Las diferencias y similitudes con los lunares

En cambio, la oncóloga precisa que un lunar es "una lesión pigmentada de la piel", y señala que la diferencia central con los melanomas es que estos no tienen células malas.

"Un melanoma puede nacer sobre un lunar o sobre la piel sana, no necesariamente sobre un lunar. Igualmente, las personas que tienen mucha cantidad de lunares, tienen más riesgo de tener melanoma. De hecho, el dermatólogo probablemente controle con más frecuencia a aquellas personas que tienen más de 50 lunares", puntualiza.

En cuanto a su apariencia, desde la AAOC indican que el autochequeo, teniendo en cuenta la regla ABCDE (asimetría, bordes irregulares, color, diámetro y evolución), también puede ayudar a distinguir un lunar normal de un melanoma.

“El melanoma es un tumor fácilmente detectable ya que está a la vista; solo requiere prestar mayor atención a los lunares que tenemos siguiendo la regla ABCDE y acudiendo a un dermatólogo de forma anual", asegura Jimena Alejandra Maur Perotti, oncóloga Clínica, especializada en melanoma, integrante del equipo de la Sección Oncología Clínica del Hospital Italiano de Buenos Aires.

Sin embargo, puede confundirse con un lunar, y por eso subrayan la importancia de los chequeos.

Otra de las diferencias radica en que los lunares son absolutamente asintomáticos: no duelen, no pican, no pinchan.

"Por eso puede considerarse un llamado de atención cuando un lunar empieza a generar algún tipo de molestia, y en ese caso hay que hacer la consulta con el dermatólogo para que sea él quien determine, mediante una dermatoscopia o un análisis de biopsia de ser necesario, si es un lunar con células benignas o si está empezando a tener cambios atípicos y por eso los síntomas", explica.

"La gente no debe esperar a que los lunares sufran cambios y den síntomas, sino que lo ideal es hacer una consulta dermatológica anual para detectar a tiempo si hay alguna modificación en esas células", aconseja.

Cuál es su incidencia

A nivel mundial, se estima que casi 325 mil personas fueron diagnosticadas con melanoma en 2020.

"Hay países que tienen una incidencia mucho más elevada, como Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos. Y otros paises con una incidencia mucho más baja, como pasa en los de Sudamérica. En Argentina es el tumor número 21, no está entre los más frecuentes, y concretamente la incidencia es de 2.9 cada 100 mil habitantes para ambos sexos y todas las edades", precisa Cuadros.

Sin embargo, hace dos salvedades. La primera es que estima que esta incidencia está infraestimada, es decir, que se cree que hay menos de los que realmente hay. Y la segunda está vinculada a lo que podría ocurrir en un futuro cercano.

En este sentido, el dato al que le están prestando atención es el aumento de esta incidencia en todo el mundo, todos los años. "La proyección es que para el 2040 va a ser uno de los tumores mas frecuentes", señala.

Formas de prevención

La profesional explica que tanto el melanoma como todos los cánceres de piel pueden prevenirse: de manera primaria usando protección solar y evitando las camas solares, y de manera secundaria, teniendo una consulta anual con un profesional que revise los lunares.

"Debemos protegernos de la radiación solar, que es la principal fuente natural de radiación ultravioleta, ya que daña las células de la piel. En cuanto al sol, con lentes con protección para rayos UV, así como usando trajes de baño con protección para que la radiación ultravioleta no atraviese las telas", destaca.

A su vez, recomienda usar gorros de ala ancha, sobre todo aquellas personas que pasan mucho tiempo de ocio o trabajo al aire libre.

Qué ocurre una vez que se detecta

Hay un dato insoslayable, y por eso la insistencia en la prevención: un diagnóstico temprano mejora notablemente el pronóstico.

"Es muy heterogénea la cantidad de estadios en que podemos encontrar el melanoma, pero si la detección es temprana en lo que llamamos estadio 1 y 2, más del 90% de estos tumores se curan con un procedimiento quirúrgico muy sencillo, sin necesidad de tratamientos posteriores", expone Cuadros.

Maur Perotti coincide: "El diagnóstico temprano presenta una ventana de oportunidad que mejora ampliamente el pronóstico y la sobrevida de los pacientes afectados, ya que la mayoría de los estadíos iniciales pueden curarse.

En cambio, Cuadros advierte que de hallarlo en el estadío 3 o 4, "no llegamos a hacer el diagnóstico a tiempo", alerta.

"En esos casos, el melanoma ya no se encuentra solamente en la piel, sino que también ha dado lesiones a distancia. Si bien existe la resolución quirúrgica para estos casos, ya es más complicado", se lamenta.

Aún así, celebra que desde 2011 se cuente con medicaciones efectivas para estos estadíos, que permiten controlar la enfermedad por mucho tiempo.

Fuente: Clarín

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con anular la resolución del CGE que prohibía calificar con menos de 4 en escuelas?

56.09% Estoy de acuerdo
43.91% Estoy en contra
Total 6780 votos

Las Más Leídas