Anamá Ferreira se convirtió en la última eliminada del Bailando 2018 al caer en el teléfono por amplio margen ante Benjamín Alfonso. Horas después de su pronta despedida de la competencia, la exmodelo habló con Nosotros a la Mañana.

"No sé qué pasó, el jurado podría haberme salvado. Todo el mundo estaba sorprendido y Sol Pérez me dijo que tenía miedo de ir al teléfono conmigo", resumió.

"El mismo Marcelo (Tinelli) me dijo que venías bien en la votación, pero que después se dio vuelta", agregó la brasileña.

Cuando le preguntaron si la polémica decisión de Joel Ledesma de no bailar la Salsa por una descompostura había influido en la eliminación, Ferreira aprovechó para pasarle factura a su partenaire. "Lo de Joel no fue bueno para el grupo. Fue feo y desagradable lo que pasó. Sin comerla ni beberla, la ligué yo porque era la figura", sentenció.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate