Entre Ríos renovará en estas elecciones cinco de las nueve bancas que representan al pueblo de la provincia en la Cámara baja. El número dista de ser crucial en términos nacionales, aunque todas las fuerzas entienden que los comicios tienen un valor mucho más profundo que gira en torno a un posible respaldo o llamado de atención de la sociedad al gobierno.

“Se trata de continuar este proceso cambio o volver al pasado”, sintetizan desde Cambiemos, frente a una Cristina Fernández de Kirchner que gana terreno en medio de una economía aletargada. “Necesitamos legisladores que defiendan los intereses de la provincia en el Congreso”, expresan desde el peronismo bordetista, el espacio que más sintió el corset impuesto por funcionarios nacionales a la gestión provincial. “Es necesario ponerle un freno a Macri para evitar que se profundice el ajuste”, esgrimen desde el peronismo kirchnerista, espantados por el resquebrajamiento de un piso de políticas urdido en 12 años de gobierno. “Ni corruptos ni ajustadores”, remarcan a nivel local desde el socialismo-massismo, que busca llenar el espacio vacante de una tercera opción fuerte.

Lo cierto es que más allá de las lecturas -válidas por cierto- que analizan esta instancia sólo como una secuela de 2015 o el prólogo a 2019, los diputados que ingresen a la Cámara en esta ocasión tendrán en sus manos importantes proyectos legislativos que aguardan las elecciones para ser tratados. En una campaña de moderada intensidad, donde además todas las luces apuntan a la provincia de Buenos Aires, la madre de todas las batallas, resultaría interesante enumerar estos ejes para de algún modo ordenar los debates en torno a las posiciones concretas que cada legislador deberá adoptar oportunamente.

De acuerdo a los anuncios y trascendidos, la próxima conformación de Diputados muy posiblemente trate algunos proyectos que interesan al oficialismo, a algunos bloques de la oposición o que son reclamados insistentemente por determinados sectores de la sociedad. Estos son:

a- Reforma laboral: en las últimas semanas cobró fuerza la versión de que el gobierno impulsará tras las elecciones cambios en la legislación laboral. Inspirados en el caso de Brasil, el Ejecutivo señala la necesidad de instrumentar modificaciones para hacer más atractiva a la Argentina desde el punto de vista de los inversores, pasando por alto la paradoja de que importantes miembros del gabinete tienen sus activos en el exterior. Esto, claro, podría traer consecuencias no deseadas para los trabajadores: convenios individuales por encima de convenios colectivos, baja de aportes gremiales o extensión de la jornada laboral en determinadas ramas son algunas de ellas. Si bien es cierto que hasta el momento no se conoce un proyecto concreto, el tema no se metió de lleno en la campaña y son pocos los precandidatos que se pronunciaron al respecto. Quien lo hizo fue Gracia Jaroslavsky, que adelantó su oposición al proyecto que posiblemente impulse Cambiemos, fuerza en la cual busca ganarse un lugar.

b- Reforma del régimen penal juvenil: es una de las iniciativas que el gobierno de Mauricio Macri viene impulsando casi desde el comienzo de su gestión a través del ministro de Justicia, Germán Garavano, y entró en un impasse ante el escenario electoral. Entre Ríos tiene una ley que la coloca a la vanguardia en la materia, razón por la cual los profesionales de la provincia fueron fuente de consulta en la Nación. Generalmente se reduce el debate a la baja en la edad de punibilidad, aunque el tema es más complejo y es el propio gobierno quien está interesado en trascender ese tópico, que termina siempre llevándose toda la atención. Una iniciativa de este tipo se coló en la campaña de 2013, pero entonces fue impulsada por el candidato bonaerense del kirchnerismo, Martín Insaurralde, quien dividió aguas en el entonces oficialismo.

c- Reforma en el sistema previsional: el titular de la Caja de Jubilaciones de Entre Ríos, Daniel Elías, negó recientemente que exista un proyecto que pueda significar el regreso a las AFJP o la suba en la edad jubilatoria, aunque los rumores subsisten. El funcionario entrerriano participa en la comisión de expertos que redacta la iniciativa que luego ingresará al Congreso, y fue él mismo quien se encargó de interpelar a los candidatos: "Todos los legisladores que surjan en esta elección son los que van a tratar en el parlamento el proyecto de ley; por este motivo, invito al electorado a que le pregunte a todos los candidatos qué piensan hacer", comentó hace pocos días en diálogo con este medio. Por si quedaran dudas, luego afirmó: "Si algún candidato dice que no sabe, creo que es un irresponsable, porque esta va a ser una de las leyes más importantes en los próximos 10 años. Si un candidato no se anima a fijar posición, es porque está escondiendo lo que piensa. Y lo más triste sería que no fijara posición porque no sabe de lo que estamos hablando". En otros distritos son varios los candidatos que ya se pronunciaron sobre una posible suba en la edad jubilatoria.

d- Despenalización del aborto: el debate surge en casi todas las instancias preelectorales, pero este año cobró especial fuerza entre los precandidatos porteños y bonaerenses. En Entre Ríos dos aspirantes a la Cámara baja se pronunciaron al respecto, en un cuestionario radial realizado por el periodista Exequiel Flesler: Gracia Jaroslavsky, quien encabeza una de las tres nóminas que compite en la interna de Cambiemos, lo hizo a favor, mientras que Mayda Cresto, segunda en la lista del Frente Justicialista “Somos Entre Ríos”, puso reparos al respecto. La primera candidata de la Nueva Izquierda, Nadia Burgos, se ha pronunciado a favor de una normativa que contemple el aborto legal, seguro y gratuito.

e- Ley de Coparticipación: otro debate postergado tiene que ver con la posible discusión de una nueva ley de Coparticipación Federal, tema que fue mencionado por el gobierno nacional a comienzos de año y que interesa especialmente a los gobernadores. La posible resolución judicial del problema suscitado alrededor del Fondo del Conurbano puso de relieve la necesidad de una salida política al histórico conflicto por el reparto de fondos entre la Nación y las provincias. En este punto Gustavo Bordet adoptó una postura firme, alertado por la posible pérdida de recursos para la provincia, razón por la cual ofició de anfitrión en el encuentro de gobernadores peronistas desarrollado el jueves en la Casa de Entre Ríos en Buenos Aires. Los dirigentes locales de Cambiemos le facturan, como contrapartida, el respaldo financiero de Macri-Frigerio. Sin embargo, desde la provincia se busca mostrar, evitando al mismo tiempo la confrontación abierta, todos los huecos en materia de desarrollo social y salud que se debieron cubrir tras el recorte de programas nacionales, como así también en la continuación de obras viales. Una tensión constante entre provincia y Nación que no es sólo responsabilidad del gobierno actual.

Por último, se vuelve necesario conocer la posición de cada bloque en temas sensibles como la baja de pensiones para personas con discapacidad o los recortes en medicamentos para jubilados, sin olvidar la aplicación del 2x1 a genocidas que generó un rechazo casi unánime en el Congreso. Problemáticas que sin duda cobrarán mayor fuerza en la agenda política cuando cada espacio resuelva sus internas en las PASO y se encamine hacia la elección de octubre.

Comentá y expresate