Este miércoles el movimiento Talibán se adjudicó el ataque perpetrado a la vivienda de Bismillah Mohamadi, el ministro de Defensa en Kabul, la capital afgana. Al menos 8 personas murieron y 20 resultaron heridas en el ataque que incluyó un coche bomba.

Según su partido, Jamiat-e-Islami, el ministro no se encontraba en la casa y su familia fue evacuada. "Quiero asegurar a mis queridos connacionales que este tipo de ataques no tienen un impacto en mi voluntad de defender a mi país y sus habitantes", dijo Mohamadi en un video publicado por el Ministerio.

Además, las autoridades aseguraron que 4 de los atacantes fueron asesinados en combate.

Luego de la explosión del coche bomba cerca de la vivienda de Mohamadi, un grupo de 4 personas armadas irrumpieron en una casa vecina y desencadenaron un enfrentamiento con los guardias.

Según informaron los medios locales, las fuerzas de seguridad intervinieron.

La casa a la que irrumpieron era la vivienda del parlamentario Mohamad Azim Mohseni, que no estaba allí en el momento del suceso. Uno de los muertos registrados era uno de los guardias de esta vivienda.

El portavoz de los talibanes, Zabihulá Muyahid, publicó en su cuenta de Twitter que el Talibán reclama la autoría del ataque. “El ataque de martirio contra la sede y la importante reunión del ministro de Defensa de la administración de Kabul pesa sobre el enemigo”, escribió y adjuntó una carta en la que se informa sobre el ataque.

“Anoche en Kabul, se produjo un fuerte martirio en la residencia y reuniones del Ministro de Defensa de la administración de Kabul. El ataque fue llevado a cabo por varios valientes muyahidines de la Brigada del Martirio del Emirato Islámico, armados con armas ligeras y pesadas, además de utilizar un coche bomba”, dice el documento.

Además se destaca el evento que se estaba llevando a cabo y la importancia que el Talibán atribuye al ataque: “también se estaba llevando a cabo una importante reunión del enemigo en el lugar del ministro de Defensa en el momento del ataque. Según los informes, el enemigo sufrió numerosas bajas en el ataque”.

“Este ataque de martirio es el comienzo de operaciones de represalia contra figuras clave y líderes de la administración de Kabul que están ordenando ataques contra civiles en diferentes partes del país, bombardeando instalaciones públicas, obligando a nuestra gente pobre a huir de sus hogares y a diario. Compromete varios delitos en diferentes provincias” finaliza.

Este ataque a la casa del ministro se produce luego de una semana de intensos combates en las provincias de Herat y Helmand, donde el Talibán tomó bajo su control las capitales provinciales y los enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad afganas dejaron decenas de civiles muertos.

La avanzada de los talibanes se recrudeció tras la retirada de las tropas de Estados Unidos y los países miembros de la OTAN de las bases del país centroasiático. Los talibanes dominan algunos pasos fronterizos con Pakistán, Irán y Tayikistán y comienzan a atacar a las fuerzas afganas en las zonas urbanas más pobladas.

El proceso de paz iniciado en 2018 peligra y la tensión entre las facciones crece cada vez más. El presidente de Afganistán pide mayor colaboración a Estados Unidos y asegura que la retirada de las tropas fue “apresurada”.

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué obras considerás que el Estado debe dar mayor prioridad?

Calles y rutas
Viviendas
Agua y saneamiento
Gas natural
Otras
ver resultados

Las Más Leídas