El uso regular de ciertas vitaminas y suplementos puede correlacionarse con un menor riesgo de COVID-19 en las mujeres,según un nuevo estudio que examinó datos de más de 445.000 personas del Reino Unido, Estados Unidos y Suecia que contribuyen a la aplicación COVID-19 Symptom Study.

Entre los 372.000 participantes del Reino Unido, los investigadores recopilaron información sobre infecciones y suplementos dietéticos, y encontraron que las mujeres que tomaban probióticos, ácidos grasos omega-3, multivitaminas o vitamina D tenían un riesgo menor de infectarse con el virus que causa el COVID-19.Sin embargo, no se observó ningún efecto en los que tomaban suplementos de vitamina C, zinc o ajo, y ninguno de los suplementos se relacionó con un efecto protector contra la enfermedad en los hombres.

Si bien los hallazgos son intrigantes y constituyen algunos de los primeros datos sobre el uso de suplementos y el riesgo de COVID-19, los investigadores del King’s College de Londres en el Reino Unido advirtieron rápidamente que su trabajo es preliminar,dado que se basa en datos autoinformados, y es posible que ciertos factores no se hayan controlado adecuadamente.

“Dado el interés en los suplementos durante la pandemia, se requieren grandes ensayos controlados aleatorios de suplementos seleccionados que prueben sus efectos protectores, y también los posibles efectos adversos, sobre la gravedad de la enfermedad antes de poder hacer recomendaciones basadas en la evidencia”,escribieron los autores.

Los funcionarios de salud en Inglaterra reconocieron que “no hay suficiente evidencia” para recomendar suplementos de vitamina D únicamente para prevenir la enfermedad

Los investigadores del estudio, publicado en la revista BMJ Nutrition Prevention & Health, enfatizaron que se debe hacer más para establecer si los suplementos de vitamina D pueden ayudar a proteger contra el COVID-19.Los funcionarios de salud en Inglaterra reconocieron que “no hay suficiente evidencia” para recomendar suplementos de vitamina D únicamente para prevenir la enfermedad.

“La conclusión es que nuestra investigación es un estudio observacional y no un ensayo clínico”, sostuvo la autora principal del estudio, Cristina Menni, investigadora del King’s College de Londres. “No podemos hacer recomendaciones sólidas basadas en los datos que tenemos”.

Para la especialista, “la investigación es emocionante porque es uno de los primeros datos a gran escala disponibles sobre el uso de suplementos y el riesgo de COVID-19 y proporciona un buen punto de partida para futuras investigaciones”. “Este es probablemente el estudio más grande hasta la fecha que analiza el COVID-19 y el uso de suplementos en un entorno de la vida real”,aseguró.

Probióticos, omega-3, multivitaminas y vitamina D vinculados a un menor riesgo de COVID-19

Menni dijo que desde el comienzo de la pandemia, ha habido mucha especulación sobre los beneficios de tomar vitaminas para reforzar el sistema inmunológico contra COVID-19, pero muy pocos datos que respalden cualquier afirmación.

El mercado de suplementos del Reino Unido se disparó un 19,5% al comienzo del primer bloqueo en marzo de 2020, por ejemplo, con un aumento del 110%en las ventas de vitamina Cy un aumento del 93%en las ventas de multivitamínicos.En los Estados Unidos, las ventas de zinc aumentaron un 415% durante un período de siete días en marzo de 2020, según el nuevo estudio.

Menni y su equipo analizaron datos de un subconjunto de 445.000 usuarios de la aplicación COVID Symptom Study. La aplicación, que se lanzó a fines de marzo de 2020, también recopiló información del usuario sobre los síntomas de COVID-19, los resultados de las pruebas de COVID-19, el estrés y la salud mental, los cambios en el peso, los hábitos de dieta y ejercicio, y el uso de vitaminas y suplementos.

La aplicación también pidió a los usuarios información como la edad, la ubicación, el índice de masa corporal, el origen étnico, el estado socioeconómico y si son trabajadores de la salud o no. En cuanto a la ingesta de vitaminas, los investigadores preguntaron a los usuarios si habían tomado alguno de los siguientes suplementos al menos tres veces a la semana durante más de tres meses: omega-3, probióticos, ajo, multivitamínicos, vitamina D, vitamina C y zinc.

El conjunto de datos incluyó autoinformes de 45.757 estadounidenses que usaron la aplicación entre mayo y junio de 2020. El 71% de los usuarios estadounidenses informó haber tomado suplementos, mientras que el 29% no lo hizo. Durante el período de tres meses, 3.213 personas informaron haber dado positivo en la prueba de COVID-19.

Los estadounidenses que informaron haber tomado probióticos, ácidos grasos omega-3, multivitamínicos y vitamina D, respectivamente, tenían un 18%, 21%, 12% y 24% menos de riesgo de reportar resultados positivos para COVID-19 durante el período de tres meses. Cuando los investigadores controlaron el sexo, la edad, el IMC, los hábitos de fumar y las condiciones de salud subyacentes, los datos revelaron que para los hombres del estudio, no hubo un efecto protector contra COVID-19 relacionado con el uso de cualquiera de las vitaminas y suplementos.Los datos del Reino Unido y Suecia mostraron patrones similares.

Menni concluye que no está claro por qué los datos mostraron un vínculo entre el uso de suplementos y COVID-19 para las mujeres pero no para los hombres.Vale la pena señalar que, según los datos de la aplicación, las mujeres también tendían a informar que se quedaban en casa y cancelaban planes más que los hombres; y hubo más mujeres en el estudio (incluidas las de los Estados Unidos, el Reino Unido y Suecia).

Fuente: Infobae

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate