"No teníamos otra alternativa. La elección fue porque es un lugar seguro. Es un pariente del padre de los chicos, un señor que trabaja en herrería. Van a poder ocupar el tiempo, van a poder trabajar", contó Alberto Salvatelli, abogado defensor, en diálogo con el Nueve.

Los hermanos serán trasladados una vez que obtengan las tobilleras electrónicas. Mientras tanto, están en la Unidad Penal N°1 de Paraná. Sobre esto, Salvatelli dijo que quedan pasos por resolver. "No solamente las tobilleras, hay que poner el dispositivo, que el lugar ande. Tampoco es seguro que funcione. Es una cuestión técnica", manifestó.

Por otro lado, el letrado se quejó de las demoras de la Justicia para decidir el lugar de alojamiento, que otorgó la jueza Marina Barbagelata. "La medida tenía que cumplirse. Hace 16 días que veníamos dando vueltas con lo mismo. Ellos lo sabían", expresó.

En este sentido, planteó: "Nosotros somos personas razonables. Si nos hubieran dicho que ese domicilio debía ser en Paraná, lo hubiéramos buscado. Por eso seguimos con la misma tesitura".

Finalmente, Salvatelli fue más allá y se quejó de las demoras de la resolución, a raíz de la condena social en Paraná Campaña que evitaron el traslado. "Esto generó un retraso porque los chicos están sospechados de un hecho, no tienen condena", recordó.

Desde esta perspectiva, comparó: "Hay un cura en que está viviendo en María Grande en libertad con 17 años de condena y no hicieron marcha. Nadie se quejó, ni el intendente ni ningún funcionario público. Estos chicos no tienen sentencia, son sospechados de un hecho. O sea que hay discriminación. Como el otro condenado forma parte de la Iglesia, no se dice nada; y como estos son gauchitos, hay problemas".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Con la suba del dólar y la inflación, ¿en qué invierte?

Comprar alimentos y bebidas
Colocar plazos fijos
Comprar dólares
No tengo posibilidad de inversión
ver resultados

Las Más Leídas