La nube de mosquitos permanece en Paraná, perjudicando el trabajo de los locales gastronómicos. En algunos casos, los propios dueños han tenido que salir a fumigar en las cercanía de sus mesas, para que la gente esté a gusto.

"Corren a la clientela" señaló uno de los socios de un reconocido comedor de la capital a Telenoche.

Embed

Comentá y expresate