Gustavo y Walter Bou están unido por otra cosa además de la sangre: el fútbol. Gustavo juega en Racing Club de Avellaneda y Walter en el Club Atlético Boca Junior. Ahora triunfan en la máxima división del fútbol argentino, pero en sus inicios lo hacían en el barrio Nebel de su Concordia natal. Allí estuvieron reunidos junto a su padre, José, para hablar de su "Historia de vida" con Canal Nueve Litoral.

Ambos recordaron su época de niñez, divirtiéndose con sus vecinos y amigos tanto en la cuadra como en el famoso "campito" jugando a la pelota. Por ese entonces María, su madre, andaba detrás de ellos. Para los hermanos, pero principalmente para Gustavo, ella significó el puntal fundamental para iniciar su carrera futbolística.

Cuanto tenía 15 años quedó en River Plate y allí vivía en la pensión del club. Pero María tuvo un problema de salud y la "Pantera" regresó a Entre Ríos para estar con ella. Y con su madre estuvo hasta el último momento. "Antes que se vaya pude estar solo con ella. Me dijo que no quería que deje el fútbol, que nos iba a iluminar a todos desde arriba para que no bajemos los brazos y hagamos nuestro camino", contó el jugador de la Academia.

Desde el fallecimiento de María pasaron 11 años y ellos aún la tienen muy presente. Es más, hay un dato que es muy particular en ambos. En los últimos cinco partidos disputados en el Día de la Madre, Gustavo convirtió goles en cuatro ocasiones y Walter en una oportunidad.

Por su parte, José también recordó esos tiempos. "De chicos eran muy buenos y obedientes. Les gustaba jugar mucho al fútbol y por eso hoy están en ese lugar". Asimismo, el progenitor se mostró muy contento porque le hicieron caso con su consejo de vida. "Me escucharon siempre que les pedí que sean humildes y que sigan así siempre", confesó.

Mirá su historia de vida

Comentá y expresate