miércoles 10 de abril de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Rosario

Los choferes suspenden el servicio tras hallar una nota amenazante en un colectivo

Este lunes a la madrugada los conductores de la empresa de transporte urbano tomaron la decisión tras recibir una nota con un mensaje intimidante en una de las unidades de la compañía

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Los choferes de colectivos de la empresa Movi Rosario resolvieron ese lunes a la madrugada suspender el servicio después de que hallarán un cartel con un mensaje intimidante en una de las unidades de la empresa del transporte urbano de pasajeros. El mensaje, escrito a mano en una hoja de papel madera y con el dibujo de una bala, contiene una amenaza contra el personal de empresa.

Con le correr de los minutos se sumaron a la medida los colectiveros de la línea Rosario Bus. A primera hora, en las paradas la gente todavía esperaba la llegada de las unidades para poder trasladarse a cumplir con sus obligaciones, la mayoría sin conocer el incidente que afectó al servicio de transporte urbano de Rosario.

El personal de la empresa Movi se enteró del hallazgo que hizo uno de los colectiveros a través de un audio que se viralizó a través de WhatsApp. En el mensaje, el chofer contaba que, al tomar el servicio, encontró en el micro a su cargo una nota que aseguraba que hoy iba a haber "uno menos" en la Movi de la zona oeste.

El mensaje fue encontrado alrededor de las 6.30 en el interno 326 de la línea 153 de la empresa Movi. De inmediato, los choferes volvieron a los galpones y se resintió fuertemente el servicio de colectivos en Rosario. Más tarde, se sumaron los conductores de las restantes firmas del transporte urbano de pasajeros.

La amenaza se dio en medio de la inquietud que viven los conductores rosarinos luego de que Marcos Daloia, el colectivero de 39 años de la línea K fuera baleado en la cabeza el pasado jueves 7 de marzo cuando cumplía su recorrido en México y Mendoza, en la zona noroeste de Rosario. Murió tres días más tarde en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca).

El ataque contra Daiola se dio después de que ejecutaran a sangre fría a dos taxistas -Héctor Raúl Figueroa, de 43 años, y Diego Alejandro Celentano, de 32 años-, ambos baleados cuando estaban trabajando y con el mismo modus operandi: les dispararon con balas de la policía de Santa Fe y en el lugar de los crímenes dejaron abandonada una zapatilla.

La ola de violencia siguió con el crimen del playero Bruno Bussanich, de 25 años, que fue asesinado cuando estaba trabajando en la estación de servicio ubicada en Mendoza al 7600, en la zona norte de la ciudad. Fue acribillado por un pistolero solitario que llegó y escapó del lugar del crimen a pie. El homicidio, que quedó registrado por las cámaras de videovigilancia del negocio, sacudió al país.

La amenaza a los colectiveros de la empresa Movi provocó gran conmoción entre el personal de firma que resolvieron, con el consenso de las autoridades, demorar la salida de los coches. Esto provocó problemas a los usuarios del servicio que a primera hora de este lunes debían utilizar el sistema de transporte urbano de pasajeros.

Fuente: La Capital.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar