El hombre estuvo preso durante 17 años en Estados Unidos por un crimen que no cometió, pero fue hallado culpable debido a que el delincuente era idéntico a él. Por ese error, ahora se volverá millonario.

Richard Anthony Jones fue declarado culpable por el robo agravado a una mujer, en 1999, y condenado a 19 años de cárcel, ya que mientras forcejeaban, la víctima cayó al suelo y se rompió una rodilla. Durante la investigación, los testigos describieron al marginal como un "hombre hispano o afroamericano de piel clara", de nombre "Rick" y de "cabello largo recogido hacia atrás". Incluso, uno de ellos lo identificó y así selló su destino.

Aunque el detenido aseguró que en ese momento estaba con su novia y su familia, terminó en prisión. Durante su estancia en la cárcel, muchos reclusos se le acercaron ya que lo confundieron con el verdadero delincuente, un sujeto físicamente idéntico y con el mismo nombre de pila.

Así siguió su vida durante 17 años, hasta que el verdadero ladrón fue encontrado y todo se aclaró. Por eso, Jones fue liberado y hora espera para cobrar su compensación de un millón de dólares.

Comentá y expresate