Las intensas lluvias aún no cesan en Paraná y siguen generando complicaciones en algunos barrios de la ciudad. Esto obligó a Defensa Civil a actuar ante el llamado incesante de muchos vecinos que sufren los problemas por la abundante caída de agua. Los más afectados son los ubicados en las periferias, cerca de los arroyos y del río Paraná.

"Han sido 8 o 10 días para el olvido. Hemos estado trabajando en profundidad en todos los barrios. Todavía hay barrios para llegar con asistencia. Estamos trabajando en una tarea coordinada con el subsecreario Omar Palacios y a su vez con la secretaría de Desarrollo Social, de Candela Carminio", contó Jorge Diana, titular del organismo.

"Estamos hablando de entre 30 y 32 milímetros aproximadamente. Hemos recibido más de 40 llamados. El 103 no ha parado de sonar.", señaló Diana. A esto también se le suman otros problemas, como la caída de árboles.

"Ayer a última hora en calle San Luis y Victoria un árbol añejo y grande cayó sobre los cables, por lo cual hicimos un trabajo con Enersa", contó, y explicó: "Fruto de tanta cantidad de agua que ha caído en poco período de tiempo, los árboles están cediendo, las raíces no están aguantando".

Consultado por la situación de las personas más afectadas, negó que haya evacuadas, pero sí reconoció que algunas se autoevalúan en casas de vecinos y familiares. "No hablamos de evacuados. Los que se autoevacúan, lo hacen a la casa de familias porque no quieren dejar las viviendas solas porque pueden volver y no tener nada", aseguró.

Respecto de las familias que viven a la vera de los arroyos, destacó que constantemente hacen "un trabajo permanente porque creamos conciencia de los peligros que representa al caer tanta agua en cortos períodos de tiempo, los chicos que viven a la vera de los arroyos corren serios riesgos".

Comentá y expresate