Testigos convocados por la defensa del concejal Pablo Hernández protagonizaron la audiencia de este martes de las causas Narcoavioneta y Narcomunicipio, donde sectores vinculados al Concejo Deliberante de Paraná brindaron su punto de vista sobre el funcionamiento del espacio, su labor social y particularmente el trabajo del edil imputado.

La concejal Karina Llanes declaró convocada por la defensa de su compañero de banca en el Concejo, luego de escuchar el testimonio de su par Marta Zuiani y de Carlos Vergara y Alejandro White, dos trabajadores que colaboraban en tareas administrativas en la oficina del edil.

Llanes, quien proviene de la Juventud Radical, declaró conocer a Hernández desde 2015 y sostuvo que sus oficinas se encontraban cerca. En ese marco, dijo que el concejal de Cambiemos es uno de los integrantes del cuerpo que más gente atendía, fundamentalmente por su procedencia política. "Pablo viene del sector social y es de los que más gente atendía", afirmó.

En esa línea afirmó que "no hay control" sobre quienes visitan a los concejales y que es común que "vaya gente violenta o que consumió". "Entran, tocan la puerta y van a la oficina, no hay control", destacó.

Entran, tocan la puerta y van a la oficina, no hay control

"Mucha gente entiende que el concejal está para ayudarlo", respondió tras las preguntas del abogado Emilio Fouces, quien busca demostrar que los diálogos de su defendido con Daniel "Tavi" Celis y otros imputados en la causa corresponden a su labor política y social.

La testigo de concepto negó vinculaciones de Hernández con el narcotráfico, dijo que se enteró de la situación por los medios de comunicación y aseguró que no compartió la campaña de 2015 con Celis, ya que ella militaba en el sector juvenil.

Comentá y expresate