La decisión de fiscalía estuvo amparada por el peritaje que realizó Gendarmería en la escena del crimen, quienes además de determinar que el autor del disparo fue Gómez también se comprobó que el arma fue disparada desde 95 metros de distancia y cuando la víctima estaba de espalda.

Las investigaciones establecieron que el involucrado, el sargento Gómez, es uno de los dos efectivos policiales que participaron en la persecución de la víctima por un aparente delito que habría cometido, y en principio Zapata no tiene ninguna responsabilidad penal en el hecho.

Fuente: El Día

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate