El gobernador de la provincia de Neuquén, Omar Gutiérrez, criticó el proyecto de ley de promoción de hidrocarburos que está proponiendo el Gobierno. Además, el gobernador neuquino realizó una observación técnica y respaldó a la industria.

Gutiérrez propuso que la llamada "línea base" que se traza para definir el cupo exportable se piense con respecto a valores previos a la pandemia. Esto es para evitar que se tome como natural un momento artificialmente deprimido por la crisis del coronavirus. Por eso, desde la industria proponen que se tome como línea base de producción el año 2019.

"No estoy de acuerdo con que los que más invirtieron en la pandemia queden afuera de este régimen de promoción. (La ley) Deja afuera a todos los que se la jugaron y pusieron el pecho", afirmó el gobernador neuquino.

Al reclamo de Gutiérrez se suman los principales actores de Vaca Muerta, como Shell, Chevron, Vista, Equinox y Petronas. También lo respaldan la mayoría de los gobernadores patagónicos.

Gutiérrez actúa como vocero en esta cuestión, ya que es el presidente de la OFEPHI, la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos.

Según varias empresas que operan en Vaca Muerta, el mercado interno está abastecido con el actual nivel de producción, de manera que no está en riesgo. "Si permiten que se cree un mercado exportador, lo que va a ocurrir es que se va a acelerar la inversión, se va a producir más y la Argentina va a tener más divisas", dijeron.

Vaca muerta.jpg

"Las empresas garantizamos el abastecimiento interno, solo queremos exportar cuando cumplamos esa demanda. Petrona, Shell y Vista invirtieron en lo peor de la pandemia, su producción creció y ahora es lógico que pidan exportar. Invertimos cuando todos estaban parados. Lo que pedimos con cambiar la base, es que nos reconozcan esa inversión. Nosotros sabemos que petróleo sobra, y sabemos que va a a haber más producción. Bajo ningún punto de vista vamos a dejar la Argentina sin petróleo", señaló un miembro del sector.

La pelea por la participación

La pelea por la definición de la "línea base" es la que más relevancia cobró en este momento, pero no es la única objeción que Neuquén le hace al proyecto.

Según el Movimiento Popular Neuquino (MPN), la ley le otorga a la Nación una participación y reconocimiento sobre las reservas que hasta el momento no tiene.

"Esta ley no debería introducir la discusión sobre el reparto de competencias entre la Nación, las provincias y los municipios", afirmó el ex gobernador Jorge Sapag, líder del MPN.

En particular, Sapag y Gutiérrez reclaman que se excluya de la ley el artículo 90, que indica que la autoridad de aplicación respecto a los permisos de exploración, las concesiones de explotación y las concesiones de transporte y almacenamiento subterráneo en las áreas hidrocarburíferas competen a la Secretaría de Energía de la Nación.

Sapag explicó que "Si el proyecto se convierte en ley, se interpreta que la Secretaría de Energía queda como autoridad de aplicación de todas las concesiones en los aspectos técnicos, de seguridad y ambiental", mientras que "de acuerdo con la reglamentación vigente, las normas que dicta el Congreso no pueden limitar la jurisdicción ni la competencia de las provincias y en este sentido, Neuquén tiene derecho a dictar normas complementarias sobre la cuestión medioambiental o incluso una ley de hidrocarburos provincial".

Desde la Secretaría de Energía respondieron y señalaron que la Ley no pone en juego la propiedad de las provincias sobre los recursos del subsuelo, garantizadas por la Constitución Nacional.

"La Ley para nada toca ninguna atribución ni poderes provinciales, ni jurisdicciones que tienen como concedentes las provincias. Cuestiones dada por la Ley de Hidrocarburos y la Ley Corta que se sancionó a instancia del ex presidente Néstor Kirchner", afirmó a Ariel Kogan, el segundo de la Secretaría y asesor presidencial en la materia.

Comentá y expresate