En la audiencia donde se la imputó por homicidio -misma calificación que Cristo, detenido preventivamente por 60 días- Lescano sostuvo que Nahiara empezó a vivir con ellos el 8 de agosto de 2018, día del cumpleaños de la pequeña. Ella, a su vez, había decido mudarse con él en mayo de ese año.

La madrastra de la pequeña, defendida por el abogado Patricio Cozzi, detalló que todo empezó en enero, cuando Nahiara se quemó los pies -en apariencia con agua caliente de un termo-; resaltó que Cristo no la quiso llevar al hospital, que le pegaba a la nena con una manguera y encerraba a la familia con candado en la única puerta de salida del domicilio donde convivían. Subrayó también que el muchacho andaba armado con una pistola en la cintura.

Lescano, quien fue detenida anoche, sostuvo que Cristo le había explicado que la tradición gitana marca que, al morir la madre biológica de Nahiara, la niña le pertenecía a su padre, quien de hecho la tuvo en custodia hasta agosto del año pasado. Que por eso el papá de la nena no quería hacerla ver con médicos, para no perder la tenencia.

Para cerrar, la mujer señaló a una vecina, indicando que también sabía de la agresiones pero las omitía por estar amenazada por Cristo.

Embed

Comentá y expresate