Una mujer fue detenida por parricidio, tras haber golpeado con un cinturón y una cuchara de madera a su hijo Marcos de 7 años, quien falleció mientras recibía atención médica.

El hecho, que recién trascendió en las últimas horas, ocurrió la noche del martes 20 de abril en Punitaqui, región de Coquimbo (Chile) cuando Carabineros recibió el llamado de una mujer pidiendo una ambulancia. Ante la nula respuesta, ella decidió llevar en su camioneta al menor a urgencias.

Al ingresar al hospital local, personal de salud constató la gravedad del caso y la desesperación de la madre. "Lo maté, lo maté, le pegué, se cayó de la cama, lo maté”, gritó la mujer en más de una ocasión según constató el diario El Día. Tras ello, el niño falleció en el centro médico.

Una funcionaria del hospital informó que el niño recibió “reanimación cardiovascular durante 30 minutos”, sin resultados. A las 20.25 se constató su muerte.

Ante esa situación, Carabineros detuvo a la mujer. En tanto, Fiscalía de Ovalle solicitó a la Brigada de Homicidios que investigue la muerte del menor. Hasta el momento, la investigación tiene en cuenta que el menor presentaba múltiples moretones en todo su cuerpo.

Embed

Decenas de autos, motos, familiares y vecinos de la ciudad se unieron en el duelo tras la repentina pérdida. Frente al colegio en el que estudiaba, el Sali Hochschild, directivos, docentes, apoderados y estudiantes, se congregaron para hacer una lluvia de pétalos en un ambiente de dolor e impotencia. Carteles frente a la institución, algunos escritos por los mismos niños, rezaban “Justicia para Marquitos”, “Vuela alto Marco”, “Los niños se protegen”.

En la audiencia de formalización judicial se entregó el detalle de la autopsia emitida por el Servicio Médico Legal, donde se señaló que el estudiante de 2° año básico falleció producto de un edema pulmonar traumático por politraumatismos.

Si bien en primera instancia se habría indicado que el padre del menor habría ayudado en el traslado hacia el centro médico, eso fue descartado por la misma familia y por Carabineros, quienes señalaron que al momento del parricidio, el padre estaba viajando justamente a Calama para incorporarse a la minera en la que trabaja.

La detenida, de 33 años no registraba medidas cautelares ni denuncias previas por violencia intrafamiliar. Durante las próximas horas, pasará a control de detención en el Juzgado de Garantía de Ovalle, mientras que el cuerpo de su hijo será traslado al Servicio Médico Legal (SML) para establecer la causa precisa de su muerte.

Comentá y expresate