La angustia y el miedo superaron a un nene de 7 años cuando vio cómo delincuentes golpeaban a su mamá y a su abuela en medio de una entradera en la ciudad de La Plata, provincia de Buenos Aires, que se animó a ofrecerles lo único que tenía: la plata que le había dejado el Ratón Pérez.

El episodio ocurrió alrededor de las 22. A esa hora la mamá del chico llegó en auto junto a su hija menor, de dos años, a buscar al pequeño a la casa de la abuela. Los cuatro ladrones, fuertemente armados, la amenazaron de muerte para entrar al domicilio.

El pequeño estaba durmiendo y se despertó al escuchar los gritos y amenazas de los ladrones contra su familia. Angustiado y con miedo por la derivación que podía llegar a tener esa circunstancia, decidió interceder para calmar a los asaltantes. Les dijo que él tenía plata para darles y les comentó que eran 200 pesos que le había traído el Ratón Pérez.

Antes de escapar en el vehículo de la víctima, se reservaron un último momento de terror para la mayor de las mujeres. Querían robarle la alianza, pero no salía. “Como mamá no podía sacársela, los delincuentes amenazaron con cortarle el dedo. Por suerte, aceptaron que pudiera ayudarse con agua y jabón”, contó al diario El Día el hermano de la víctima.

Una hora les llevó conformarse con el botín que habían logrado reunir. Recién entonces permitieron que la nena volviera con su mamá, pero no por piedad. "Fue porque necesitaban espacio en el auto para cargar electrodomésticos -entre ellos dos televisores- y ropa que robaron, junto con una alianza, 1.200 pesos y los otros 200 pesos que le sacaron a mi sobrino”, detalló el hombre.

Fuente: Minuto Uno.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate