La Mesa de Enlace de Entre Ríos realizó una conferencia de prensa este jueves en la cual contaron a la sociedad cómo está la situación del campo en la provincia a raíz del fenómenos climático de la Niña que golpea fuerte con la sequía. Según advirtieron, la soja y el maíz son los más comprometidos y las pérdidas ya ascienden a 450 millones de dólares, es decir, unos 10.000 millones de pesos. Por ello, insistieron en la necesidad de que la Provincia declare la emergencia agropecuaria para que luego se sume el Gobierno nacional.

Raúl Boc-hó, de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos -Farer-, aseguró que "hay una preocupación muy grande en los productores de toda la provincia y todas las actividades". Por ello, remarcó: "Le estamos solicitando al gobernador formalmente una audiencia y la declaración de emergencia en la provincia. Nos posibilita después que en Nación se homologue y tengamos algún tipo de paliativos". En esta línea, indicó que "es un tema que no se puede dilatar más porque por más que pudiera llover después, ya que las pérdidas en la provincia son irrecuperables, muy grandes, cuantiosas".

Juan Adolfo Balbi, de Cooperativas Agropecuarias Federadas de Entre Ros -Cafer-, señaló que "las pérdidas ya están definidas porque es irreversible la situación". "Hay cultivos y zonas más impactadas que otras. Aproximadamente estamos pensando que van a faltar en la provincia una cifra cercana a los 10.000 millones de pesos, con respecto a la cosecha de la campaña anterior", sostuvo, y explicó: "Eso significa menos recaudación para el Fisco y menos recursos en los bolsillos de los productores, de las comunidades rurales, menor volumen de comercio".

"Esta situación climática nos impacta a todos, sobre todo los que venimos de las localidades del interior, mucho más que las grandes ciudades. Es una situación que la tenemos que trabajar juntos con el Gobierno provincial. Creemos que ellos entienden, pero tenemos que diseñar acciones en conjunto para tratar de pasar este año de la mejor manera posible, con el menor impacto", reflexionó Balbi, en diálogo con el Nueve.

Por su parte, Elvio Guía, titular de la seccional Entre Ríos de la Federación Agraria Argentina -FAA-, aseguró que si bien "hay 10.000 millones de pérdida en la parte agropecuaria de la agricultura tradicional, tenemos una lechería que tiene menos cantidad de forraje, una ganadería que prácticamente no tiene nada y tenemos citricultores a los que se le está secando las plantas que demoran siete años".

A nivel nacional tenemos que trabajar con Banco Nación, con AFIP, con todos. Y creo que llegó el momento de que los gobierno empiecen a ver que lo que pusimos tantos años desde el sector privado y sobre todo a la parte agrícola, hoy tiene que volver algo para los productores para sostener el interior. Creo que lo entienden y hay un buen diálogo, por lo cual esperamos que sea fructuoso y podamos tener algo que pueda mantener a los productores donde tienen que estar, que es produciendo.

Comentá y expresate