Bien sabemos que ninguna experiencia es transferible, y cada persona vive, convive y recuerda estos episodios de manera singular. Aunque es algo que no deseamos ni a lo que aspiramos, todos tuvimos alguna experiencia de dolor físico en nuestra historia que nos remite a una situación que siempre buscaremos evitar. Sin embargo, ese dolor es asumido de distintos modos en virtud de la capacidad que tiene cada uno de somatizarlo, aunque, técnicamente, la afección pueda presentar síntomas similares en dos personas distintas.

Tampoco los profesionales que abordamos a diario estas afecciones podemos si quiera aproximarnos a vivir las reacciones de las personas. El umbral del dolor de cada paciente dependerá de su fortaleza física, su entereza moral, su aptitud psicológica actual, la experiencia familiar y tantas otras variables y que sólo son posibles reconocer en el fuero íntimo.

Por eso, en CKEA -Centro de Kinesiología y Estética Armándola- tenemos dos preceptos insoslayables a la hora de recibir a una persona que nos llama y consulta por su dolor: respeto y comprensión.

A partir de allí pretendemos interpretar sus dolencias y proponemos un tipo de tratamiento distintivo para cada afección. Cada vez más, son comunes las consultas por dolores que se han vuelto crónicos y que llevan ya varios meses afligiendo a los pacientes.

En estos casos, sugerimos un tratamiento revolucionario no invasivo que está teniendo muy buenos resultados.

Esta terapia se llama ondas de choque y se trata del uso de frecuencias acústicas con un pico de energía y temperaturas muy altas, las cuales provocan efectos microscópicos e intersticiales mejorando de esta forma la permeabilidad celular de los tejidos y produciendo de esta manera efectos analgésicos y antiinflamatorios.

Resultados

Las estadísticas que llevamos con nuestros pacientes a la hora de aplicar ondas de choque son más que optimistas y los resultados muestran personas muy conformes con el uso del método.

Es que la aplicación de las ondas de choque se sostiene en energía generada por un compresor de aire y llega por medio de un transmisor, promoviendo de este modo la regeneración y procesos reparativos de los tendones, músculos y otras estructuras blandas, mejorando en esta forma la inflamación crónica y aliviando el dolor que no responde a los tratamientos convencionales.

Estas ondas generan alteraciones en permeabilidad celular y así se produce su efecto analgésico y metabólico. Ellas pueden reabsorber depósitos de calcio y estimular la osificación en fracturas que tardan en consolidar, conocidas como pseudoartrosis.

Recomendamos aplicar este tratamiento una vez por semana, lo que permitirá ayudar a acelerar el alivio del dolor y a restablecer la movilidad de la zona afectada, sin el uso de medicamentos y sin lamentar efectos secundarios.

En los princípiales centros de rehabilitación del mundo y en nuestro instituto, las ondas de choque se han integrado de manera exitosa al tratamiento de diversas dolencias musculo-esqueléticas que presenta inflamación crónica, calcificación de partes blandas, afectación condral, Etc., y que no responde a los tratamientos clásicos. ¿Cuándo deben indicarse?

Existen numerosas patologías en las que las ondas de choque son una alternativa exitosa cuando la fisioterapia y la medicina convencional fracasan. A saber: Tendón de Aquiles; Tendinopatía rotuliana; Tendinopatía del tercio medio del Aquiles; Tendinitis calcificante del hombro; Síndrome subacromial del hombro; Puntos gatillo; Enfermedad de Osgood-Schlatter; Fascitis plantar; Espolón calcáneo; Síndrome doloroso del trocánter mayor; Síndrome de estrés medial de la tibia;Dolor lumbar radicular y pseudorradicular; Dolor lumbar idiopático; Epicondilitis (Codo de tenista) entre otros.

De manera que si el dolor viene haciendo de sus días un verdadero calvario, quizá podamos juntos encontrar un camino de solución de continuidad a sus problemas gracias al tratamiento de las ondas de choque. Sólo tiene que comunicarse con nosotros, dejar de preocuparse y empezar a ocuparnos en la disminución del dolor físico.

Para más información o consultas podes escribir al WhatsApp 3434462213 o en nuestras redes: instagram: @ckearmandolaFacebook: CKEA de María José ArmandolaDirección: casa central: Vélez Sarsfield 721. Sucursal: Mitre 171 (los dos en el parque Urquiza de la ciudad de Paraná).

Lic. María José Armándola - Licenciada en kinesiología y fisiatria (Mat:939)

Comentá y expresate