El Gobierno flexibilizó la cuarentena para los templos de la Iglesia Católica, que ahora podrán abrir para la "oración individual" y la "ayuda espiritual" de un sacerdote, en caso de que un fiel lo solicite. Por ahora, la celebración de misas sigue prohibida.

La decisión fue comunicada luego de la reunión que mantuvieron autoridades de la Conferencia Episcopal Argentina junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, y el canciller, Felipe Solá.

"Se ratificó la posibilidad de que los templos estén abiertos para la oración individual, y los sacerdotes puedan recibir, de ser posible de manera previamente acordada, a los fieles que soliciten ayuda y orientación espiritual", indicaron desde el episcopado.

Sobre las misas, aseguraron que "cuando llegue el momento adecuado para las mismas, se acordó ir trabajando en la elaboración de los protocolos litúrgicos y sanitarios correspondientes", de acuerdo al comunicado de prensa publicado por la Iglesia.

En tanto, el Arzobispado de Paraná se hizo eco de la noticia y la compartió con sus fieles en redes sociales.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate