Las empresas que no pueden pagar, no van a pagar. Hay muchas firmas en el interior del país que hoy están suspendiendo personal o tratar de hacer acuerdos. Hay mucha negociación para tratar de mantener los empleos y mucha gente que está ajustando”, explicó el líder de una de las cámaras empresarias más importantes del país en un reportaje concedido a radio Mitre.

El Ejecutivo explicó, por ejemplo, que hay muchos sectores de la industria que están operando al 50% de su capacidad. Si a eso se le suma la caída en el consumo, la ecuación para resulta fatal para los medianos y pequeños empresarios, publicó Infobae.

Acevedo adelantó además que en las próximas horas habrá nuevas reuniones para terminar de definir cuándo deberían pagarse los $5.000 y de qué forma. No es un dato menor. Por ejemplo, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) presiona para dividir el adelanto en cinco cuotas de 1000 pesos. Firmas agrupada en otras cámaras plantean otros mecanismos de desembolso.

El adelanto de los $5000 para los trabajadores del sector privado forma parte de la batería de medidas impulsada por el Gobierno nacional a partir de la derrota en las elecciones primarias. Ese plan incluyó un bono para trabajadores estatales, un congelamiento de combustibles que ya sufrió modificaciones, una rebaja del IVA en productos de la Canasta Básica y beneficios impositivos en Ganancias y Monotributo.

Si bien aún no se publicó el decreto con el detalles de la iniciativa, se estableció que el pago será de carácter no remunerativo (las empresas no deberán pagar impuestos) y será descontado de futuras negociaciones paritarias. En términos prácticas, para el trabajador funciona como un adelanto salarial.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate