“La historia y la cultura nos fueron construyendo a fuerza de modelos impuestos que nos instituyeron salvajemente. El modelo de belleza ha sido uno de ellos. Nuestra ponderación y valoración en la sociedad se midió durante siglos por estos parámetros. Nuestra desobediencia ha sido tan silenciosa como efectiva. Nos hemos rebelado contra la violencia y el sometimiento porque nos rebelamos contra esos modelos que los hacían posible. La inteligencia de la mujer nunca podrá encorsetarse”.

El gran escritor francés Emile Zola escribió alguna vez que la “belleza es un estado de ánimo”.

Es un concepto interesante porque, casi 150 años atrás, en la ciudad luz y en un mundo burgués, el patrón de belleza reinante incluía o excluía de la pertenencia a los ámbitos de socialización. Claramente, ser “bello” era un pasaporte al mundo de las artes, la cultura y la política, entre otros.

Este pensador, de algún modo, nos dice a todos que debemos mirar hacia adentro para encontrar el haz de luz que nos hace distintos y deseables.

Al equipo de CKEA nos gusta pensar de ese modo. Nosotros abonamos la teoría que en este mundo, con los pies sobre la tierra, sólo hay personas, mujeres reales que deben afrontar disímiles escenarios y enfrentarse a un sinnúmero de condicionantes, que van más allá del concepto de belleza imperante y que es más importante vernos como nos sentimos, y no al revés.

Porque sentirnos como nos vemos es una trampa de la sociedad de consumo que nos empuja todo el tiempo a la “aceptación” de los demás.

Nosotras creemos que no debemos pedir permiso para vivir, soñar, pensar y llevar adelante nuestros proyectos. Andar por el viento sin documento y sin pensar que hay príncipes escondidos dentro de sapos que esperan que una bella princesa los liberará para que vivan para siempre con nosotras.

Nada más lejano.

Sin embargo esto no significa no debamos pontificar a favor del cuidado cotidiano y de la necesidad de proyectarnos individual y socialmente, también, a través de nuestro cuerpo.

Sólo que para CKEA el concepto de belleza está atravesado por una subjetividad realista, que se construye cuidando la salud y atendiendo la estética para vernos como nos sentimos.

Muchas veces, cuando hablo con algunas pacientes y advierto la angustia de por sentirse lejos del ideal social de la belleza quisiera que al final del tratamiento no sólo se sienta sana y vital sino que el espejo le devuelva una imagen lo más parecida posible a sus expectativas para que pueda salir a la calle y gritar de viva voz: ¡Sí, soy una mujer real y tengo celulitis!; ¿Y qué?

Equilibrio.

Lo importante, insisto, es que las emociones y sensaciones de muchas mujeres se modifiquen positivamente luego de someterse a un abordaje en CKEA.

“Me veo bien, me siento bien”, debe ser una cuestión de amor propio más que otra cosa. En eso creemos en nuestro equipo y muchas veces nos llena de orgullo acompañar a pacientes que no sólo logran importantes mejoras en su cuerpo gracias a tratamientos modernos, seguros y con tecnología de punta que, a los postres, colaboran en un cambio de su percepción sobre la belleza y un nuevo posicionamiento ante la vida.

Entonces se modifica su estatus familiar y social, y ese es un logro en conjunto que no tiene precio.

Pero lo primero que debemos hacer es aceptarnos como somos y trabajar seriamente con profesionales para morigerar los efectos del tiempo, la naturaleza, la genética y algunos malos hábitos que todas tenemos.

La adiposidad tiene que ver con esto.

Debemos convenir que casi todas las mujeres la tenemos, en distintas partes del cuerpo, y eso nos hace reales, naturales, vívidas y transparentes.

Subrayemos que se conoce como “grasa localizada” a aquellos depósitos o acumulaciones de células de grasa o adipocitos, normales en su forma y función, en una zona determinada del contorno corporal, provocando un consecuente aumento local de volumen.

Esto no tiene porqué mortificarnos, ya que son múltiples los factores que pueden predisponer la acumulación de grasa localizada, de manera aislada o asociada a sobrepeso u obesidad. Ellos son: a) factores hereditarios, que pueden predisponer al desarrollo de estos depósitos en abdomen y tronco; b) factores genéticos, donde se verifica que en el sexo masculino predispone al desarrollo de depósitos de grasa en la zona abdominal, con un mayor riesgo cardiovascular asociado; c) factores adquiridos, que incluyen principalmente factores alimentarios, farmacológicos (como estrógenos o corticoides); sedentarismo, hábitos de vida, etc.

Abordaje.

En CKEA queremos no sólo contarte cuál es nuestra visión sobre la belleza y el uso social que se le ha dado en todos los tiempos, especialmente el nuestro. Sino transmitirte que nos inspira que -así como evolucionó el concepto de belleza- la eovlución del concepto de estética. Y en este punto nosotras alentamos el cuidado de ésta no ya a partir de una visión retrógrada vinculada a la aceptación social, sino al equilibrio que debe ser parte de nuestra vida cotidiana.

Por eso, en esta aceptación de cómo somos, debemos considerar a las grasas localizadas como un factor más común de lo que se cree y del que debemos ocuparnos, antes que todo.

Podemos tener adiposidad central o abdominal: que es más frecuente en el hombre y en la mujer postmenopáusica. Ésta, generalmente se localiza en abdomen y flancos, y no es otra que la denominada disposición en manzana. También podemos encontrarla en forma periférica o ginoide. La grasa se deposita preferentemente en caderas y glúteos. Es la llamada en forma de “pera” y se puede asociar a celulitis.

Actualmente, la tecnología ha avanzado mucho y existen buenos tratamientos no invasivos que ayudan a combatir la adiposidad localizada, entre ellos el Himfu y el Dermohealth corporal, que, en general, son los más elegidos.

El Himfu es un tratamiento no invasivo que logra romper las células grasas y reducir de 1 a 3 centímetros de adiposidad. Por su parte, el Dermohealth corporal es un drenaje linfático mecánico que ayuda a mejorar el contorno corporal y el aspecto de la piel. En CKEA desarrollamos ambos tratamientos que pueden complementarse en una misma sesión, que sugerimos desarrollar una vez por semana.

Como siempre, nos interesa que nuestra relación comience con confianza y lealtad, por lo cual acostumbramos a dejar tres consejos de máxima previo a la consulta. Visita siempre a tu médico de confianza ante cualquier duda; mantén una vida sana basada en ejercicios y hábitos saludables; y finalmente cuida tu dieta, ya que allí reside gran parte del secreto de una belleza más integral y en equilibrio.

Ahora sí, y por lo demás, nos gustaría que nos contactes y podamos hablar de estas cosas. Queremos contarte y mostrarte una serie de herramientas que poseemos para este camino que inicias por su salud y tu estética.

Estoy segura que juntas podemos lograr muchas cosas.

Para más información podes escribir al WhatsApp 3434462213 o en nuestras redes: instagram: @ckea_oficial

Facebook: CKEA

Dirección: Casa Central: Vélez Sarsfield 721 Sucursal: Mitre 171 los dos en el Parque Urquiza de Paraná.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

¿Qué obras considerás que el Estado debe dar mayor prioridad?

Calles y rutas
Viviendas
Agua y saneamiento
Gas natural
Otras
ver resultados