El hombre vivía en Barrio Mariano Moreno, en una casa que pagó con un crédito hipotecario y que mantenía con las cuentas al día. Producto de la erosión y de la falta de infraestructura, el arroyo fue cediendo y puso en peligro su casa.

A raíz de las últimas lluvias, que se caracterizaron por la abundante caída de agua, la tierra se fue hundiendo y aceleró el proceso de deslizamiento mayor, al punto tal que ya se veían los cimientos de la construcción y corrían peligro de derrumbe.

Desde ese momento, reclamó a la Municipalidad para que le brinden algún tipo de solución, que no alcanzó más allá de algunos intentos de contención. Toda esta situación, de nerviosismo y tensión le jugaron una mala pasada y le costó la vida.

Según indicaron a AHORAdesde el núcleo familiar, el viernes sufrió una descompensación y durante el fin de semana se agravó. Lamentablemente, este lunes murió y hoy despiden sus restos, en medio del dolor y la falta de respuestas.

El Nuevele había realizado una nota la semana pasada, en la que remarcó por soluciones urgentes. "Lo rellenaron provisoriamente y no vinieron más. No hay respuestas de nada. Todos estamos en la misma", cuestionó.

Embed

Comentá y expresate