Los deportistas llegaron a la institución de la mano de un representante y estaban jugando en las divisiones inferiores.

Jorge Lonardi, se expresó “muy triste” por todo lo sucedido. “Efectivamente estos chicos habrían participado de este hecho delictivo”, aseveró. Los cuatro jóvenes llegaron a principio de años a Juventud Unida, de la mano de un representante de jugadores, quien les pagaba el alojamiento en la ciudad.

En Juventud no hay lugar para este tipo de cosas”, aseguró el Presidente de la institución que contiene a cerca de 180 chicos en sus seis categorías juveniles.

El Día

Comentá y expresate