La policía de 28 años oriunda de Santa Elena que fue imputada el sábado por la violación de su propia hija de 9 años en Casilda, Santa Fe, fue trasladada a la Unidad Penitenciaria Nº 5 de Rosario donde cumple los 70 días de prisión preventiva que dispuso la jueza Penal local, Mariel Minetti. El fiscal Emiliano Ehret había solicitado dos años de reclusión mientras tramita la investigación, que busca arribar a una condena que podría llegar a los 20 años de prisión.

Si bien la detenida podía abstenerse de declarar, no lo hizo y dio su versión de los hechos. Según la madre, su hija "se cayó en la ducha" mientras se encontraba "sola en el baño" y cuando ella se percató de lo sucedido, llevó a la nena al hospital de Casilda, de acuerdo a la información brindada por el fiscal Ehret a AHORA.

Sin embargo, los médicos del nosocomio y los del Sanatorio de Niños de Rosario -a donde fue derivada posteriormente la menor a causa de la gravedad de las heridas que tenía-, constataron lesiones compatibles con un abuso sexual.

En el lugar del hecho, el baño de la casa de la familia, la Policía levantó muestras que podrían ser coincidir con ambas hipótesis.

Al allanar la vivienda, los uniformados encontraron a otra nena, de 11 años, también hija de la imputada, por lo que ambas menores se encuentran a resguardo del área de Niñez, a la espera de que puedan declarar en Cámara Gesell.

Si bien desde la Policía de Casilda indicaron que no pueden brindar información acerca de la situación actual en la que se encuentra dentro de la fuerza la funcionaria que se desempeñaba en la Comisaría de la Mujer de esa ciudad, Asuntos Internos de la Policía de Santa Fe ya le habría abierto un sumario administrativo a la efectiva.

Así trasladaban a la policía tras la audiencia de imputación:

Embed

Se reservan el rostro y el nombre de la imputada a los fines de evitar la identificación de la menor y su consecuente revictimización. Con el mismo fin, se omiten los detalles del aberrante hecho.

Comentá y expresate