En 2001, Mariah Carey fue diagnosticada con trastorno bipolar. En ese momento, la cantante negó la enfermedad, pero con el tiempo pudo aceptarla, al punto de hablar de eso abiertamente.

En una entrevista con la revista People, la cantante dijo que en su momento no podía creer lo que le pasaba. “Hasta hace poco yo estaba negada y en medio de un aislamiento. Tenía un miedo continuo a que alguien me exponga. Fue muy difícil llevar esta carga, ya no podía hacerlo más.

"Busqué y recibí tratamiento, me rodeé de gente positiva alrededor y ahora estoy volviendo a hacer lo que amo: escribir canciones y hacer música”, sostuvo.

El título de tapa es aún más impactacte: "Estaba aterrorizada de perderlo todo".

Comentá y expresate