El panorama para quienes se dedican a las actividades agropecuarias en la región es preocupante. La falta de lluvias complica al sector y afectará los rindes de siembra.

"La situación se viene complejizando cada día más. Venimos de un invierno duro por heladas. Las últimas heladas de septiembre hicieron un daño muy grande. Y entramos a una primavera compleja, sin agua", contó Matías Martiarena, vicedirector de la Federación Agraria de Entre Ríos.

Embed

Comentá y expresate