Una pileta a mano o sufrir. Octubre parece enero. Al menos, este fin de semana que, según los pronósticos, podrían anteceder a una lluvia salvadora. La temperatura este domingo, Día de la Madre, trepó a 37,6 grados y la sensación térmica, a 43,4 en Rosario.

Un viento norte a más de 20 kilómetros por hora sofocabaal soplar el aire caliente bajo un cielo mayormente despejado en la región, donde, sin espacios públicos habilitados para pasar el rato, sólo encontraron alivio quienes tienen piscina propia o bien aire acondicionado.

No obstante, desde temprano, y a pesar de operativos para evitar el ingreso de vehículos a la zona por la pandemia de coronavirus, en las playas de la zona norte de la ciudad había movimiento de gente e incluso algunos se bañaban en el río.

También aprovechaban el día kayakistas, ciclistas y vendedores en ésa y otras áreas verdes de la ciudad pero a la sombra, ya que a las tres de la tarde había 37,5 grados y 43,4 de térmica.A las cuatro, el termómetro subió otra décima pero la sensación no se calculaba.

Fuente: Rosario3

Comentá y expresate