Desde el gremio reclaman pago de salarios y que se le abone lo adeudado por días de paro descontados en julio, por lo cual dispusieron esta medida que se extendió durante el fin de semana. Según supo AHORA de fuentes gremiales, los trabajadores están dispuestos a retomar el servicio cuando se deposite el dinero reclamado, aunque durante el fin de semana no hubo novedades al respecto.

Cabe recordar que este sábado, tras la intimación realizada por la Municipalidad de Paraná a las empresas de colectivos, la Secretaría de Trabajo de la Provincia de Entre Ríos dictó la conciliación obligatoria, aunque la medida no fue efectivizada.

La medida abarca a Buses Paraná, que nuclea a Mariano Moreno y ERSA Urbano, y a la Unión Tranviarios Automotor -UTA-. Debía regir desde las 12 del mediodía de este sábado y por el término de 15 días hábiles.

El intendente Adán Bahl se refirió al conflicto y afirmó: “Personal e institucionalmente hemos hecho todo para que el transporte vuelva a funcionar normalmente. Ahora, ante esta nueva situación de conflicto, vamos a dar los pasos legales como poder concedente”.

“No se puede tener en vilo a toda una población todos los meses. Las empresas tienen la obligación de prestar el servicio y si no pueden hacerlo deberán tomar las decisiones del caso. Personalmente hemos hecho todas las gestiones, gestos y acciones para cooperar con las empresas y trabajadores, pero nuestra obligación es con los vecinos y contribuyentes. Y en el futuro nuestras decisiones irán en ese sentido”, resaltó Bahl.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate