Las versiones de este fin de semana que se escucharon en distintos ámbitos políticos y financieros indican que podría haber una ampliación del cepo cambiario a las compras con tarjeta en el exterior y también del llamado dólar ahorro como también una fuerte suba de las tasas de interés que el BCRA paga a los ahorristas, que en la actualidad llega al 52 % anual luego que el Indec de a conocer el este miércoles la inflación de junio, que superaría el 5% mensual.

Desde el punto de vista económico y finaciero lo ocurrido en los mercados en las últimas cuatro semanas se puede explicar cómo producto de varios errores de política económica realizados en forma conjunta entre el ministerio de Economía y el BCRA. A esta falta de coordinación se sumó la falta de entendimiento político y económico entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner con respecto al acuerdo con el FMI y la segmentación de subsidios económicos a las tarifas qué concluyeron con la designación acordada entre ambos de Silvina Batakis en el Ministerio de Economía.

Te puede interesar: Crisis económica: Maximiliano Montenegro anticipó que están preparando "medidas de urgencia"

Lo que se observa además es que en el aspecto financiero el panorama es tanto o más complejo y además muestra que la diferencias del presidente y la vice de cumplir o no el acuerdo con el FMI no tiene sentido. El acuerdo no se cumple en relación a sus tres aspectos principales: a) es probable que el déficit fiscal en lugar de reducirse aumente; b) no se cumple con la reducción de financiamiento del déficit del BCRA porque hay una mayor emisión que la proyectada, y es muy probable que no se cumpla con la meta anual de acumulación de reservas internacionales más allá que Batakis haya manifestado que está a favor del equilibrio fiscal.

Entonces nos podríamos plantear: ¿Cuáles son las razones que explican la reciente suba de los dólares finaciero alternativos y del dólar paralelo que el presidente llama golpe economico? Un reciente informe de Portfolio Personal señala que entre las cuestiones económicas, se destaca la exorbitante emisión monetaria del último mes para financiar directa o indirectamente el rojo fiscal.

Banco Central

Con el adelanto transitorio realizado el 05/07 por $55.000 millones, el financiamiento monetario al Tesoro totaliza $432.000 millones o 0,6% del PBI desde inicios de junio. En paralelo, estimamos que el BCRA emitió más de $1,05 billones o 1,4% del PBI entre el 13/06 y el viernes pasado para sostener la curva de pesos. En otras palabras esto significa que la autoridad monetaria emitió una suma de 2% del PBI para financiar al estado en apenas un poco más de un mes.

“En consecuencia, esto incentiva a que los inversores se apalanquen en pesos y compren dólares financieros, motorizando su cotización. Adicionalmente, en el espectro político, la inacción del gobierno y la falta de señales a cuatro días de haber asumido Batakis, sumado a algunas declaraciones controversiales con relación a la disponibilidad de dólares, son combustible para un CCL que está sensiblemente recalentado” concluye el informe.

Disparada del Contado con Liquidación

Desde que asumió Silvina Batakis como ministra de economía, el CCL se disparó. Este abrupto salto es la tercera mayor suba para cinco días en la historia. Sólo es superada por el salto de 32,9% post elecciones PASO 2019 y el avance de 26,1% que le siguió a la mayor devaluación del dólar oficial en la crisis de Sudden-Stop en la Administración Macri. Con esta nueva escalada, la brecha cambiaria se disparó a 133,9%, superando el 130% alcanzado en octubre 2020 y marcando un récord en más de 30 años.

Pero el grave problema que admiten los principales analistas del mercado finaciero es que en los últimos meses se produjo un desbalance entre los depósitos y los préstamos al sector privado que cayeron muy fuerte. Estos a finales de 2019 respesentaban un 55 % del total de los depósitos en pesos y ahora solo significan un 40 % de esos depósitos. En junio las tasas de interés que pagaron los bancos a los ahorristas minoristas por los plazos fijos que aumentaron por encima de las que reciben los bancos por las Leliq que emite el BCRA.

dolares.jpg

La rentabilidad de los bancos comenzó a reducirse por lo tanto estos frente al aumento de la inflación a mediados de junio pasado comenzaron a dejar de renovar esas letras y quedarse con los pesos que le entrega el BCRA a cambio un grave problema que no advirtieron ni el exministro de Economía Martin Guzmán ni las autoridades del BCRA.

En la última suba de tasas de interés de junio el BCRA aumento en 300 puntos básicos la tasa nominal anual de las Leliq a 28 días llevándola del 49 al 52% anual. En tanto que aumento del 48 al 53 % anual la tasa nominal para los plazos fijos minoristas de personas humanas de menos de 10 millones de pesos para depósitos a 30 días. Esto constituye un error de política monetaria del BCRA al generar que se liberen una gran cantidad de pesos que se pueden ir a los dólares financieros al obligarlos a los bancos a pagar más tasas a los depositantes que la que ellos reciben por las Leliq una situación se complicó en los últimos días.

El problema es que este escenario de estrés se trasladó también hacia el mercado de bonos, donde el Riesgo País llegó a los 2.700 para llegar a un récord desde la reestructuración de la deuda pública en dólares llevada a cabo en septiembre de 2020 por Martín Guzman.

El peso de la política

Por el lado de la política hay que mencionar que el jueves pasado por la noche en Olivos fue la última reunión entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner a la que se sumó Sergio Massa. Antes, el presidente y la vicepresidenta Cristina Fernández se habían reunido tres veces en distintos lugares en la semana más difícil de la Argentina desde la del 20 de diciembre del 2001. Ese día renunció el presidente de la Alianza Fernando De la Rua, el día anterior se había ido su ministro de Economía Domingo Cavallo.

alberto fernandez reforma corte.jpeg
Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner

Lo novedoso es que una situación parecida se vivió el domingo pasado en Olivos luego de la renuncia del sábado por Twitter de Martin Guzman. “Díganle que no la voy a llamar y que me deje de joder porque si lo sigue haciendo renunció y me voy a la mierda”, le dijo el presidente Alberto Fernández a uno de sus colaboradores pasado el mediodía y luego de eso se produjeron las reuniones con la vicepresidenta. En solo cuatro días ambos se vieron más veces que en todo el año lo que marca la gravedad de la crisis que por ahora no se resolvió definitivamente con la llegada de una nueva ministra de Economia.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que el horario de cursado se extienda una hora?

52.26% Si, estoy de acuerdo
47.74% No estoy de acuerdo
Total 6364 votos

Las Más Leídas