"La querella nunca se opuso a una dirección en particular, sino que se opuso a la morigeración de la medida. Es decir, a la sustitución de la prisión por la cárcel domiciliaria. Los riesgos procesales que implican una medida gravosa como la prisión preventiva, siguen vigentes. Por eso pedimos el encarcelamiento en la Unidad Penal" señaló el letrado al Nueve.

La medida que se ha impuesto hoy es con tobillera electrónica, con lo cual si no gozan del aparato deberán esperar en la Unidad Penal: "Analizaremos la medida dispuesta con la familia y luego informaremos si apelamos o no".

Comentá y expresate