"Nos vamos a comprometer a hacer capacitaciones, tanto al personal del boliche y a su propio dueño como a la fuerza de seguridad", anunció Cristina Ponce, coordinadora dela Subsecretaría de Derechos Humanos. Ello se aplicará mediante "un protocolo de formación a modo de talleres", dijo en diálogo con Canal 9 Litoral.

Y remarcó: "Somos un Estado que definió, con las Leyes de Matrimonio Igualitario y Diversidad de Género, que la diversidad es un tema y está en la agenda". "Pero independientemente de la normativa que hace exigible su cumplimiento, como es un tema cultural, a veces nos encontramos con este tipo de hechos; por eso la idea es renovar de qué modo actuar", indicó.

ARTICULACIÓN CON SALUD

A su turno, Alejandra Elcura, coordinadora de Políticas de Género y Diversidad, señaló ante el Nueve: "Nos pusimos en contacto con los dos chicos y sus familias; estamos haciendo un acompañamiento y les hicimos saber que no están solos". "También viajaremos para reunirnos con ellos y vamos a hacer un proceso articulando con Salud, con algún psicólogo, para que el acompañamiento sea en conjunto y se sientan apoyados, ya que uno de ellos se sentía muy angustiado ante esta situación", contó la funcionaria.

EL BOLICHE Y LA POLICÍA

"En cuanto a la intervención en sí, hablamos con el dueño del local bailable. Al estar al frente y a cargo de un lugar al que concurre mucha gente, tiene que estar actualizado de un montón de leyes, tratados internacionales y derechos humanos para que sepan actuar él y su personal ante diferentes situaciones. Él estuvo muy predispuesto y le contamos que acá en Paraná pasó algo muy parecido el año pasado e hicimos una capacitación junto con Inadi y el área de Diversidad, así como hemos tenido otras intervenciones y seguiremos redoblando la apuesta", dijo Elcura.

Y agregó: "También estuvimos en contacto con el jefe de la Departamental La Paz de Policía, quien brindó toda la predisposición para poder realizar una capacitación, que nunca viene mal, y es una continuidad de una serie de capacitaciones que venimos haciendo con las fuerzas de seguridad desde el año pasado, desde que funciona el área, entendiendo que las leyes van mucho más avanzadas que los procesos sociales".

"Lo primero que hacemos es acompañar a las víctimas y a través de una situación como esta, tratar de sacar algo provechoso, como para que no vuelva a suceder. Esto es capacitar, formar, acompañar e intentar que estas situaciones no se vuelvan a repetir", añadió.

HORA DE UN CAMBIO

La funcionaria de Género y Diversidad apostó a que este caso sirva "para generar conciencia social acerca de cuánto puede herir a una persona, obligarla a salir del clóset al filmarla", como sucedió en esta oportunidad.

"La intimidad es solo de una persona y es ella quien decide cuándo mostrarse o no mostrarse", dijo y pidió remarcar que "los chicos no hicieron nada malo": "Fue una demostración de afecto, y ver a una pareja de chicos, de chicas, heterosexual o lo que sea dándose cariño, no tiene porqué asustar a nadie ni causarle ningún tipo de sensaciones extrañas", sostuvo.

"Tenemos que llegar a un momento social donde esto sea lo más común posible, apostar a una sociedad más justa, igualitaria e inclusiva, generar un cambio para que las nuevas generaciones que vienen no tengan que padecer ni sufrir todo lo que han tenido que pasar las, los y les compañeros del colectivo LBGTIQ+", concluyó Elcura.

Embed

Comentá y expresate