A contrapelo de la recesión que golpea a la mayoría de los sectores productivos del país, la faena de aves logró no sólo sostenerse, sino además alcanzar este año un incremento de la producción. Roberto Domenech, presidente del Centro de Empresas de Procesadoras Avícolas (CEPA), dialogó con Dos Florines y resaltó que 2019 cerrará con un crecimiento superior al 5%, una suba sostenida del consumo per cápita y exportaciones que aumentaron más de un 20%, por encima de las previsiones.

“Todos los pollitos bebés que se están bajando en granjas son para la producción de enero. Es decir, las producciones de noviembre y diciembre ya están en crianza, con lo cual no creo que haya cambios sobre la forma en que venimos acumulando el año. Por ello, estimamos que vamos a terminar con un crecimiento de la oferta del 5 o 6%, con un consumo muy alto”, destacó.

En relación a dicha demanda interna, resaltó que se consolidan los 47 kilos por habitante/año. Respecto, de las causas, reconoció que “tiene mucho que ver con los aumentos de precios que tuvo la carne bovina a lo largo del año y que sin ninguna duda generaron una transferencia de consumo hacia la carne de pollo, principalmente, y hacia la carne de cerdo, después; otra parte del consumo ha ido a la pasta o vegetales”.

Exportaciones

En cuanto a las ventas al exterior, Domenech estimó que las exportaciones totales del año podrían alcanzar las 260.000 o 270.000 toneladas, lo que significa una suba interanual por encima del 20%, mayor a lo proyectado.

“Es un crecimiento importante. El año pasado habíamos terminado en 210.000 toneladas y este año el tipo de cambio hizo que tuviéramos precios competitivos y permitió recuperar gran parte de las exportaciones, por lo cual calculamos que vamos a estar en 50 mil toneladas más”, aseguró.

Los protagonistas de la cadena avícola, que en Entre Ríos radican los más importantes, celebran estos números por superar sus propias expectativas. “Es una cosa que no esperábamos”, reconoce Domenech, y explica que el proyecto para 2019 era de un 10% más de exportaciones que el año anterior. En otras palabras, calcularon pasar de 210.000 toneladas a 230.000. Ahora, el crecimiento estimado se duplicará, en sintonía con el alza de la oferta cercana al 5%.

Mercados

Con estos números, según Domenech, el sector cerrará el año con un 15% del total producido colocado en el mercado externo y un 85% al mercado interno. Sobre ello, lamentó que todavía están lejos del 25/75% al que habían llegado en términos históricos, publicó Dos Florines.

En este sentido, planteó no sólo aumentar las ventas internacionales, sino también comenzar a desarmar la estructura concentrada. “Mi visión como presidente de CEPA es que tenemos que superar el 20% en la exportación, pero tenemos que hacerlo con más cantidad de exportadores. Estas 260.000 o más toneladas que vayamos a exportar se concentran aproximadamente en nueve empresas y el 75% en cinco”, indicó.

Desde esta perspectiva, analizó: “Esto no es porque se busque la concentración, sino porque hay atrasos en las inversiones. Hoy no se puede exportar si no se tiene un túnel de frío, por ejemplo”. De todas maneras, valoró que la mayorías de las granjas trabaja en el desarrollo de la calidad y avanzan hacia la exportación. “Prueba de ello es que tenemos 21 empresas habilitadas para China, que no es cualquier mercado”, subrayó.

Proyecciones: política

Consultado por el escenario futuro que se comenzará a dibujar con la gestión de Alberto Fernández, el dirigente se mostró optimista. “Nosotros seguimos con los niveles de producción que traíamos, confiando en que ahora haya un reacomodamiento, una mayor tranquilidad de los mercados”, afirmó, y acotó que ve como buena señal la calma del dólar por estos días.

“Sin ninguna dudas salimos de lo duro que fue la campaña previa a las elecciones. Vemos con muy buenos ojos el trabajo entre los equipos del gobierno actual y del gobierno electo, para hacer un empalme como todos esperamos, en paz, ante la ante la alta dificultad que la economía argentina presente”, reflexionó.

Asimismo, se mostró confiado en lo que la avicultura es capaz de hacer y manifestó: “Estamos bastante bien parados para un cambio en las relaciones. Creemos que es sumamente importante mantener esta apertura hacia los mercados internacionales, porque aparte con lo único que podemos ir paliando las dificultades que tenemos es con el ingreso de divisas. Y eso se logra vendiendo el producto”.

Proyecciones: financiamiento

Domenech aclaró que si bien el sector se mantuvo activo y logró seguir creciendo en faena de aves, esto implicó una pérdida de rentabilidad. Incluso, advirtió que si bien el tipo de cambio estimuló las exportaciones, no llegó de la mano de una competitividad integral. Por ello, para el escenario que se viene, consideró fundamental apostar a nuevos proyectos de inversión, que posibiliten a los empresarios seguir innovando y aplicando tecnología para ser más eficientes.

No obstante, sobre este escenario futuro, el paréntesis de Domenech está puesto en las dificultades de financiamiento productivo, las mismas que aquejan a los que generan riqueza y se perjudican con el modelo especulativo. “Todas las empresas -o la gran mayoría- tienen planes de inversión importantes, porque son necesarios y porque venimos de casi cinco años de atraso”, señaló.

En esta línea, recordó que “la inversión genera trabajo, pero para invertir es necesario contar con el crédito y los flujos necesarios”. De hecho, hicieron propuestas a los candidatos para encontrar un rumbo a este camino y hasta dejaron un ejemplo atractivo: “En la industria nuestra, con todo lo que hay por hacer, sólo en la construcción de galpones estaríamos dando trabajo durante dos años a más de 5.000 personas”.

Fuente: Dos Florines

Comentá y expresate