En 1.651 mesas de Río Negro casi 546 mil personas estarán habilitadas para elegir gobernador, vice y legisladores. En total se elegirán 46 diputados, 22 de ellos por representación poblacional (lista sábana) y 3 por cada uno de los ocho circuitos electorales. Siete son las agrupaciones partidarias que presentaron candidatos a gobernador y vice y postulantes a legisladores por representación poblacional. Los municipios son autónomos y fijan por sí mismos la fecha de elecciones, que mayormente definirán sus autoridades en el mes de junio.

Sin reelección

Hace pocos días atrás la Suprema Corte de Justicia de la Nación terminó por convalidar la decisión judicial provincial de impedir una nueva reelección del actual gobernador Alberto Weretilneck. Con ello la Alianza gobernante de Juntos Somos Río Negro debió poner en marcha su plan B y lanzar a la arena una nueva dupla de candidatos para poder competir con las otras seis agrupaciones políticas. La barilochense Arabela Carreras junto al dirigente de General Roca Alejandro Palmieri son los elegidos por el propio Gobernador para confrontar con el binomio que propone el FPV integrado por el actual intendente de General Roca, Martín Soria y la senadora nacional Magdalena Odarda, y también con el que conforman para Cambiemos la diputada nacional oriunda del radicalismo de Allen, Lorena Matzen junto a la representante del PRO Flavia Boschi.

El resto de las opciones electorales las expresan la Alianza Frente de Izquierda y de los Trabajadores (F.I.T), el partido Movimiento al Socialismo (M.A.S) , el Partido Unión y Libertad (P.U.L) y partido Movimiento Socialista de los Trabajadores (M.S.T).

Todo por una interna

En tanto, en Chubut, 229 escuelas estarán habilitadas este domingo para recibir a los más de 442 mil electores en condiciones de emitir su voto. Las primarias definirán quienes competirán el próximo 9 de junio como candidatos a gobernador y vice, como así también las listas definitivas de los veintisiete legisladores provinciales.

Además, en trece de los veintisiete municipios chubutenses se definirán los candidatos a intendentes y concejales. De las cinco ciudades con mayor población, la capital provincial Rawson y la ciudad más poblada, Comodoro Rivadavia, harán sus elecciones en sincronía con las elecciones nacionales. En realidad, el operativo electoral a nivel provincial sólo definirá una interna: la del Frente Patriótico Chubutense (ex FPV) que lleva tres fórmulas diferentes a gobernador y que deberá unificar sus listas de diputados por el sistema proporcional D’Hont de acuerdo a los resultados que obtenga cada fracción. El resto de las fuerzas sólo se medirán entre ellas en una elección que no necesariamente funcionará como encuesta general.

En la única compulsa interna, competirán las tres fórmulas justicialistas que a pesar de varios intentos no lograron acuerdo de unidad. El actual intendente de Comodoro Rivadavia Carlos Linares lleva como compañera de fórmula a la concejala de Puerto Madryn Claudia Bard. El ex intendente de Trelew Gustavo Mac Karthy estará acompañado por la médica comodorense Mariana Fernández mientras que el actual intendente de 28 de julio Omar Burgoa lleva como vice a la militante social comodorense Valeriana Galone.

El oficialismo provincial de “Chubut al Frente” que conduce el actual gobernador Mariano Arcioni, quien hasta hace muy poco se mostraba como socio defensor de las políticas del gobierno nacional, espera demostrar un caudal electoral suficiente en estas PASO y por eso decidió acompañar la principal figura con la de un intendente de peso electoral propio como lo es el actual mandatario de Puerto Madryn, Ricardo Sastre.

Por su parte, “Cambia Chubut”, la alianza electoral que al menos en los papeles aún integran la UCR y el PRO, pretenden llegar a la general habiendo hecho un buen papel de la mano del representante del gobierno nacional en la provincia, el diputado nacional comodorense Gustavo Menna, que es acompañado por otra dirigente radical pero de Trevelin, la abogada Fernanda Abdala. Otras 5 agrupaciones políticas buscarán superar el mínimo exigible del 1,5% para competir en las elecciones del 9 de junio: el Partido Socialista Auténtico (PSA), el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), el Polo Social (PS), el Partido Independiente del Chubut (PICh) y el Partido Obrero (PO).

Una gran región muy castigada

Si bien son provincias diferentes en su composición política y en su realidad económica y social, tanto la de Río Negro como la de Chubut comparten con el resto de las provincias patagónicas ser parte de los distritos más castigados por las políticas económicas del gobierno de Mauricio Macri. La quita de beneficios a las economías regionales, el aumento dolarizado y exorbitante de tarifas, la desindustrialización y transferencia de beneficios hacia sectores concentrados de la economía con la consecuente retracción del consumo de los sectores populares y los endeudamientos provinciales generaron junto a otras medidas un combo explosivo de desinversión pública y privada, achique del estado, pérdida de empleo y un crecimiento interanual de la pobreza en la región del 34%, según cifras del propio INDEC.

Es decir que en esta región de bajísima densidad poblacional que abarca la mitad de la geografía y que congrega la mayor cantidad de reservas naturales de nuestro país, otras 65 mil personas fueron lanzadas al averno de la pobreza, sumándose a las más de 190 mil que había el año anterior.

Buena parte de los dirigentes políticos de la Patagonia no supieron, no pudieron o no quisieron alzar fuerte la voz de protesta y generar las acciones políticas necesarias para evitar o revertir esa realidad. Algunos solo quedaron esperando que un próximo turno electoral les devuelva el lugar que perdieron en alguna última elección sin siquiera construir sus propios triunfos sino esperando las caídas ajenas como un futuro inexorable. El plan económico de Cambiemos tuvo en ambas provincias sus socios necesarios, ya sea en el gobierno o desde una banca nacional desde la cual se aprobaron las políticas de ajuste, de retiro del estado y de pauperización social.

Desde hace algunos meses varios de esos mismos referentes políticos provinciales comenzaron a desmarcarse del gobierno nacional. Dicen que no van a permitir la injerencia de las fuerzas políticas nacionales en sus territorios y plantan un federalismo que hasta hace pocos meses atrás se excusaban de defender. También dicen que si hubo errores los van a subsanar en la próxima oportunidad que les dé el electorado. Quizás empezaron a percatarse de que la revolución de la alegría no pudo atravesar el Río Colorado. O tal vez sólo quieran ganar otra elección.

Fuente: El Ciudadano

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate