Ignacio Gómez cumplió 28 años este 1° de enero y padeció una grave lesión en su columna, que lo derivó de urgencia al Hospital San Martín de Paraná. Afortunadamente, los médicos pudieron operarlo, la intervención quirúrgica salió bien y no tiene consecuencias en la médula. De todos modos, debe continuar con cuidados intensivos.

Guillermo Gómez, papá de "Nacho", dialogó con AHORAy detalló: "Tuvo una operación complicada, de más de cuatro horas, donde pudieron acomodar las vértebras que se habían desfasado y le hicieron un injerto de un hueso que sacaron de la cadera". "Gracias a Dios no tiene ninguna lastimadura. Está evolucionando bien", destacó.

Consultado respecto de los problemas que podría haber ocasionado en la cervical debido a la parálisis que le ocasionó en un primer momento, Gómez reconoció que "tenía alto riesgo de que tuviera consecuencias", aunque remarcó que "al hacer la operación vieron que la médula estaba bien, que no tenía ningún problema".

Tras la delicada operación, Nacho sigue en terapia intensiva. Según contó su papá, seguirá allí por lo menos durante dos o tres días, con los cuidados que requiere el caso. Luego, los médicos evaluarán el paso a una sala común y cómo sigue rehabilitación para caminar y otros movimientos corporales. Por ello es que las redes están repletas de pedidos de pronta recuperación.

Respecto de cómo sucedió el accidente, el papá negó que se hayan caído personas encima suyo. De todos modos, confirmó que en medio de los festejos de su cumpleaños, quisieron arrojarlo a la pileta y, en un descuido con uno de los presentes, terminó golpeando la pera con el pecho, lo que le provocó la grave lesión.

Durante los primeros momentos, debido a esta lesión, Nacho quedó con parálisis de sus piernas, lo que motivó el llamado urgente de la ambulancia y el traslado al nosocomio. Las primeras informaciones hablaban de una fractura de cervical, detalles médicos que con el correr de las horas se fueron precisando.

Comentá y expresate