La periodista y diputada porteña Débora Pérez Volpin murió ayer al sufrir un paro cardíaco en el Sanatorio de la Trinidad donde estaba internada desde el lunes por un fuerte dolor en el estómago. Le habían recomendado realizarse una endoscopía y se resolvió realizarla ayer.

A las 14, le hicieron estudios complementarios que salieron bien y cuando entró al quirófano, sufrió un paro cardíaco y falleció. Al conocer la noticia, su mamá se descompensó y tuvo que pasar la noche internada en esa clínica. Según pudo saber este medio, le dieron el alta en las últimas horas.

No bien se dio a conocer la noticia ayer, el sanatorio comenzó a llenarse de amigos de Débora. Su actual pareja, Enrique Sacco, fue uno de los primeros en dejarse ver. El clima de tristeza entre la prensa que acudió a cubrir la noticia era total: la gran mayoría de los periodistas presentes la conocían y respetaban como colega. Muchos de los que se acercaron lo hicieron también en solidaridad con Marcelo Funes, camarógrafo histórico de TN y exmarido de Pérez Volpin, padre de sus dos hijos, Agustín, de 19, y Luna, de 17. Ellos también se hicieron presentes en la clínica en un ambiente de mucha angustia.

Marcelo Funes, estaba de vacaciones junto a su pareja Melina Fleiderman en Punta del Este cuando la noticia se hizo pública. Artear dispuso un avión privado para que pudiera hacer el viaje con rapidez a la ciudad de Buenos Aires.

En la Trinidad aguardaban Enrique Sacco, junto a los hijos de Pérez Volpin y Funes. También estaba presente la madre de la conductora, quien se descompensó y debió ser internada tras recibir la triste noticia.

Fuente: La Nación.

Comentá y expresate