Celeste y Blanca es la librería mayorista de Paraná que sufrió un devastador incendio en enero, que los dejó prácticamente en la calle. Sin embargo, a un mes de aquel terrible momento, lograron renacer de las cenizas y trabajan con normalidad.

"Estamos trabajando con normalidad. Nos hemos adaptado rápidamente, con proveedores, clientes y equipos en este nuevo lugar. A las falencias las estamos supliendo con buena predisposición y muchas ganas", destacó el dueño, en diálogo con el Nueve.

Al respecto, remarcó: "Para que este se volviera a levantar tan rápido, se tenían que dar cuatro patas: los proveedores tenían que responder de la manera que lo hicieron, los clientes, el equipo y mi esposa y yo tener las ganas y voluntad de seguir con este adelante".

En esta línea, resaltó: "Somos gente de trabajo, humildemente lo digo. Venimos de familias que lo único que han hecho es trabajar".

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate