El comerciante de Gualeguaychú que había sido diagnosticado con coronavirus fue procesado en la causa que investiga la Justicia Federal por considerarlo responsable del delito de propagación de una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas, de conformidad con lo previsto en el art. 202 y 203 del Código Penal de la Nación.

El artículo 202 marca que "será reprimido con reclusión o prisión de tres a quince años, el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas"; mientras que el 203 establece que "cuando alguno de los hechos previstos en los artículos anteriores fuere cometido por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o por inobservancia de los deberes a su cargo, se impondrá multa de PESOS CINCO MIL ($ 5.000) a PESOS CIEN MIL ($ 100.000); si tuviere como resultado enfermedad o muerte se aplicará prisión de SEIS (6) meses a CINCO (5) años".

Además, el verdulero fue embargado por 50.000 pesos (cantidad estimada suficiente para garantizar lo ordenado por el art. 518 del C.P.P.N), y citado a declarar.

El caso Rivollier

El comerciante contrajo el virus cuando viajó al mercado de Escobar (Buenos Aires) a comprar mercadería para su verdulería, y su accionar los días posteriores es lo que investiga la justicia. "Corresponde a un adulto joven con antecedente de viaje en zonas de circulación activa. Se encuentra estable, y permanece en observación en un efector público", indicó el 30 de abril el parte oficial del Hospital Centenario.

De Rivollier se desprendieron los días posteriores dos contagios más por contacto estrecho.

El 2 de abril, el Juzgado Federal de Gualeguaychú le requirió a la Municipalidad el acto de clausura del local del comerciante con coronavirus de la ciudad.

En aquel momento, desde el municipio explicaron que “este paciente no habría, en principio, respetado las medidas sanitarias y de aislamiento, por lo que el Juez Federal instruyó a que la Municipalidad, en el marco de la causa, lleve adelante las medidas de control sanitario y de acción preventiva”.

Luego de ese episodio, el verdulero declaró mediáticamente que "yo vivo en la parte de atrás de la verdulería, no estaba atendiendo ni lunes ni martes", y que "a mi nadie me advirtió nada, la verdulería ya estaba cerrada cuando fueron el sábado. La cerramos el jueves nosotros, al otro día que me hicieron el hisopado".

El 5 de junio se conoció que Rivollier fue dado de alta de Covid y días después volvió a abrir su verdulería. Mientras, la causa judicial siguió avanzando, hasta el procesamiento de este miércoles.

Fuente: El Día

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate