Fox y Turner, las empresas que compraron los derechos para transmitir el fútbol argentino tomaron una extraña decisión. Ningún hincha va a poder subir contenido de los partidos en las redes sociales.

Con el objetivo de hacer valer los 1.000 millones de dólares que se van a invertir de acá a cinco años en la transmisión de la Superliga, las empresas se van a encargar de que ningún fanático comparta su experiencia en las canchas.

Así es como si algún hincha comparte contenido desde la tribuna o desde sus casas (filmando el televisor), su publicación durará pocos minutos. En Twitter se eliminará instantáneamente y en Facebook solo va a durar 15 minutos.

Desde las empresas dijeron lo siguiente: “Nosotros subimos a una plataforma una versión oficial de los partidos que transmitimos con la descripción exacta del contenido. Avisamos por dónde pueden pasarse las imágenes. Ese es un ADN madre. Después, un software lo compara con los millones de imágenes y videos que se transmiten en tiempo real. Se encienden alarmas instantáneas de quienes replican el contenido sin tener los derechos. Y el contenido se da de baja”.

Comentá y expresate