La inflación de abril fue del 4,1% según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec). De esta manera, se desaceleró respecto de marzo pero dio arriba del 4% por cuarta vez en los últimos cinco meses. En el último año, los precios crecieron 46,3%.

Las consultoras y entidades financieras del sector privado que participaron del último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) habían previsto 3,8%.

Lo que más subió en el cuarto mes del año fue la indumentaria (+6%), que ya había registrado importantes incrementos en marzo. Detrás le siguieron los aumentos en transporte (5,7%), impulsados por alzas en naftas, adquisición de vehículos y la tarifa de taxis.

En marzo la inflación había sido del 4,8%, un récord desde septiembre de 2019. Este salto fue impulsado, por un lado, por factores estacionales vinculados con el inicio de clases, que provocó aumentos del 28,5% en educación, y el cambio de temporada en ropas exteriores, que generó incrementos del 10,8% en prendas de vestir y calzado.

Sin embargo, también influyó la inercia que vienen exhibiendo los aumentos de precios desde el último trimestre del año pasado. Los alimentos treparon 4,6% impulsados por algunas verduras y lácteos.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate