Un proyecto en Cámara de Diputados de la Nación busca que el 21 de agosto sea declarado "Día de las Futbolistas Argentinas". El texto lleva las firmas de la diputada Lucila de Ponti -Santa Fe-, Leonardo Grosso -Buenos Aires- y Araceli Ferreyra -Corrientes-, y fue girado este martes a la comisión de Deportes.

El motivo es la primera participación de la Selección femenina en una Copa del Mundo. Fue en 1971, en México, donde se disputó la segunda edición en la historia de la competencia. Las argentinas no fueron campeonas, pero lograron una gran hazaña que, en 47 años, no tuvo el reconocimiento que se merece.

El 21 de agosto de ese año, en el Estadio Azteca, la Argentina venció 4 a 1 a Inglaterra, una de las selecciones más poderosas de la época. Los cuatro goles fueron marcados por Elba Selva, un ícono que compartió cancha con Gloria Betty García, hoy integrante de la organización Pioneras del Fútbol Femenino, que impulsa la iniciativa.

"En el mismo estadio que Diego Armando Maradona marcara los dos goles que el mundo y todos/as los/as argentinos/as recordaremos por siempre, Elba Selva con ayuda de Betty García le marcó cuatro goles a las inglesas, siendo el primer mundial que disputara nuestra selección argentina de fútbol femenino" "En el mismo estadio que Diego Armando Maradona marcara los dos goles que el mundo y todos/as los/as argentinos/as recordaremos por siempre, Elba Selva con ayuda de Betty García le marcó cuatro goles a las inglesas", ,sostiene el proyecto.

Un dato crucial a tener en cuenta es que tanto hace casi 50 años como en la actualidad, la brecha económica entre el fútbol de varones y el de mujeres sigue siendo inmensa. "Nuestras futbolistas no tenían un sueldo, así que durante el mundial vendían fotos del seleccionado o de ellas autografiadas, o cantaron en bares, para juntar algo de dinero", expresa el documento.

No hubo sponsor que les diera indumentaria. Jugaron con zapatillas marca "Flecha", camisetas donadas y sin las directivas de un entrenador técnico. La historia recoge que hasta debieron soportar que ingresaran hombres al campo de juego a "hacerles cariño". Mucho menos tuvieron la colaboración institucional o del Gobierno que hasta el día de hoy se está reclamando.

El texto del proyecto:

La Cámara de Diputados de la Nación

DECLARA:

El día 21 de Agosto como “Día de las Futbolistas” en conmemoración al Mundial de Futbol Femenino disputado en el año 1971 en México por la primera selección argentina de mujeres, en función de visibilizar y promocionar el fútbol femenino en nuestro país, y lograr la igualdad de derechos.

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

En el año 1971 la primera selección de futbol femenino de nuestro país compitió en el Mundial y nada menos que en el Estado Azteca de México; fueron 17 mujeres con la camiseta albiceleste quienes compitieron contra las mejores representantes del mundo. Participaron del certamen entre otros países, Italia, Dinamarca, Francia, Inglaterra, y México. Si nuestra selección mayor de hombres tiene historia y logros, también así nuestras deportistas mujeres, quienes sin privilegios y acompañamiento institucional, deportivo y económico, supieron jugar de igual a igual contra cualquier equipo.

Concentraron durante 40 días en México y jugaron partidos ante más de 110 mil espectadores. Al igual que cualquier equipo de fútbol del mundo: realizaron el viaje, concentraron, y tuvieron público para disfrutar un partido. Pero nuestro equipo de mujeres futbolistas no recibió el acompañamiento institucional necesario para disputar los derby de tal envergadura. No tuvieron botines, masajistas, ni entrenador. Nuestras hermanas deportistas no tuvieron un cuerpo técnico a cargo.

La ropa deportiva que utilizaron en 1971 fue donada por la Unión Tranviarios Automotor (UTA) quien también hizo prestación de sus predios para que pudieran entrenar como corresponde en canchas de fútbol antes de viajar. Las camisetas y los botines que emplearon, no se los otorgó ni la AFA ni la FIFA, sino una federación de fútbol femenino. Para esta oportunidad histórica, nuestras futbolistas calzaron por primera vez botines. Hasta ese momento utilizaban las zapatillas “Flecha” para jugar, el mismo tipo de calzado que usamos todos/as nosotros/as para caminar ocasionalmente.

Una de ellas fue Gloria Betty García, quien hoy integra la organización Pioneras del Fútbol Femenino, una iniciativa de la ex jugadora Lucila Sandoval que reúne a futbolistas los 50’,60’,70’,80’, y 90’, para narrar y visibilizar la historia del fútbol femenino en nuestro país.

Y justamente visibilización es lo que buscamos con este proyecto: ¿Por qué siempre le damos importancia a la selección mayor de hombres? ¿Por qué no conocemos por los distintos medios de comunicación, canales deportivos, periodistas, periodistas de investigación la historia de nuestras guerreras? (si con todo en contra y sin apoyo institucional y económico pudieron jugar en el plano internacional, como no llamarlas así). Recordar esta historia, epopeya casi podríamos llamarla, y establecer “el día de las futbolistas” es un primer paso para revalorizar que el fútbol no es un deporte para hombres únicamente, que no hay deportes asignados a un sexo e identidad en particular, que la calidad en el juego es un artilugio utilizado para disminuir a las mujeres.

Para aquel entonces las mujeres podían jugar y practicar con sus papás y mamás como lo realizó Marta Soler, quien finalizó como arquera en el equipo, o como Gloria quien participaba de exhibiciones sin recibir ninguna paga. Pudieron jugar en varias canchas, de distintas provincias como Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Córdoba, Buenos Aires gracias a algún manager. Ningún tipo de organización futbolística e institucional poseía nuestro país para nuestras mujeres.

Para corroborar lo antedicho, en Julio de 1971 nuestras futbolistas jugaron un partido amistoso contra la selección mexicana en la cancha de Nueva Chicago: un tiempo del encuentro lo disputaron utilizando la remera del verdinegro, y otro con la de Universitario; ¿y la remera de la selección?

En este partido nuestras mujeres futbolistas alcanzaron la victoria por 3-2, recaudando 438.350 pesos de la época. Pero no fue todo entretenimiento y profesionalidad deportiva. Nuestras mujeres debieron soportar durante el encuentro las ansias y la entrada al campo de varios hombres para hacerles cariño. Entonces, visibilizar este 21 de Agosto significan muchas cosas, entre ellas que las mujeres pueden ser futbolistas, futbolistas profesionales, y que no son un objeto sexual. Tienen los mismos derechos que los hombres a practicar el deporte, y deben ser reconocidas por su historia, talento y esfuerzo, como cualquier otro futbolista hombre o deportista nacional.

El primer partido fue el 15 de Agosto y sufrieron una derrota por 3-1 ante México, quien hizo valer su localía. Nuestro gol lo marcó Zunilda Cardozo). Antes del segundo partido frente a Inglaterra, un argentino que jugó en México, Norberto Rozas, se ofreció para dirigirlas, así que nuestras futbolistas consiguieron un DT en pleno desarrollo mundialista. Ganaron el partido 4-1.

Nuestras futbolistas no tenían un sueldo, así que durante el mundial vendían fotos del seleccionado o de ellas autografiadas, o cantaron en bares, para juntar algo de dinero. Entonces visibilizarlas también significa mostrar el costado económico, empezar un camino para llegar a darle la misma importancia económica al fútbol femenino que al masculino.

El tercer partido fue contra Dinamarca, y las nuestras chocaron viajando previo al encuentro. Varias no pudieron ser de la partida, ganada por los daneses 5-0. En la previa del partido por el tercer puesto ante Italia, en el viaje aéreo recibieron tantas turbulencias como pudieron, entre golpes y nervios. La ayuda institucional e infraestructural no la encontraron jamás a lo largo de todo el torneo, pero así y todo, nuestras futbolistas disputaron cada encuentro como una final.

El inicio de nuestro camino como país en el fútbol femenino fue realizado por ellas, que sin nada, realizaron un parteaguas en nuestra historia. Fueron ellas: Ofelia Feito, María Ponce, Susana Lopreito, Maria Fiorelli, Marta Soler, Angélica Cardozo, Zunilda Troncoso (en la foto, las paradas), María Cáceres, Virginia Andrade, Betty García, Blanca Bruccoli, Elba Selva y Eva Lembessi. Completaban el plantel Marta Andrada, Virginia Cataneo, Zulma Gómez y Teresa Suárez.

En el mismo estadio que Diego Armando Maradona marcara los dos goles que el mundo y todos/as los/as argentinos/as recordaremos por siempre, Elba Selva con ayuda de Betty García le marcó cuatro goles a las inglesas, siendo el primer mundial que disputara nuestra selección argentina de fútbol femenino.

Entendemos que recrear la memoria colectiva, hablar de ellas, narrar su historia, sus goles, todas las circunstancias que debieron pasar (solventar sus gastos, jugar sin botines, no tener DT, entre otras), es parte de una tarea fundamental: construir un futbol feminista que se juega dentro y fuera de la cancha. A su vez, si hoy en día vemos a más mujeres practicando este deporte, no tiene que ver con una moda, ni un boom comercial, ni un hobby circunstancial, sino que las mujeres tienen las mismas o mejores habilidades para jugar al futbol, para ser profesionales, como cualquiera. La historia que ellas marcaron es para que la conozca todo nuestro pueblo. Rediscutir el pasado y el presente, significa analizar los privilegios de los hombres, significa rediscutir infraestructura y apoyo económico para nuestras mujeres futbolistas, significa tener las mismas oportunidades y romper con la normatividad.

Declarar el 21 de Agosto como “Día de las Futbolistas” es visibilizar y reconocer la historia, el presente, y el futuro de nuestro fútbol femenino.

Comentá y expresate