El Mundial femenino que se disputa en Francia fue disparador de incontables historias, ya sea de jugadoras o de las selecciones que participan. Y lo que sucedió luego del 1 a 0 de Suecia sobre Canadá, por los octavos de final, fue otro detalle bonito que le regaló esta Copa al mundo.

La lateral izquierda sueca Magdalena Eriksson se acercó su pareja, la danesa Pernille Harder, una de las grandes ausentes en el Mundial, y se besaron. Esa foto recorrió el mundo en cuestión de minutos y retrató una historia de amor de rivales en la cancha y pareja en la vida.

Erikssen.jpg

Eriksson y Harder coincidieron años atrás en la liga sueca, se conocieron e iniciaron una relación que jamás ocultaron. Luego tomaron rumbos distintos: la sueca se encuentra en Chelsea, de Inglaterra, mientras que la danesa milita en Wolfsburgo, de Alemania.

Por caprichos del destino, las jugadoras volvieron a compartir una cancha cuando Suecia y Dinamarca se enfrentaron por el pase al Mundial. Ganó Suecia, sacó pasaje a Francia y ahora se encuentra entre las ocho mejores selecciones del certamen, con Eriksson como una indiscutida de la defensa. Pero Harder, que se quedó con las ganas de jugar el Mundial, viajó para alentar a su novia, incluso vistiendo la camiseta sueca.

Embed

Su beso retumbó por doquier. Y llegó hasta la Argentina, donde en unos días se conocerá el veredicto del juicio a Mariana Gómez, detenida en octubre de 2017 por besar a su novia en Constitución, publicó Clarín.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate